Salud

El mar es una gran medicina para nuestra salud

El mar es la parte más deseada del verano, una excelente elección desde muchos puntos de vista teniendo en cuenta que no solo se trata de divertirse, sino de los grandes beneficios que nos aporta para la salud. ¡Entonces, averigüemos por qué el mar es considerado una verdadera medicina!

Beneficios que concede a nuestra salud pasar momentos en el mar

Calma la ansiedad.

El armonioso sonido del mar le concede bastantes beneficios a nuestro sistema nervioso. Oír las olas rompiendo en la orilla ayuda a calmar la ansiedad y entrar en un estado de relajación que permite liberar serotonina y dopamina, conocidas hormonas que favorecen la felicidad y la tranquilidad.

Nos permite llenarnos de vitamina D.

El sol nos permite sintetizar la vitamina D, esencial para la salud ósea, ayuda a tener una piel más sana e incluso puede mejorar las funciones mentales. Dado que es difícil cubrir las necesidades de esta vitamina obteniéndola solamente de los alimentos, desde luego, pasar tiempo en el mar nos permite llenarnos de esta sustancia.

Estimula el sistema inmunológico.

Gracias a que la luz del sol nos permite obtener vitamina D, esta sustancia ayuda a nuestro sistema inmunológico en la prevención de enfermedades autoinmunes. Por otra parte, el agua del mar contiene minerales y otros compuestos que contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico y eliminar las toxinas del organismo. Además, ayudan a sanar cortes y heridas más rápido.

Promueve la actividad física.

Generalmente durante las vacaciones tendemos a movernos más: paseo diario en la arena corriendo, nadando, surfeando o jugando voleibol en la playa, entre otros. Una excelente forma de evitar el sedentarismo y, por ende, el aumento de peso.

Piel más sana y rejuvenecida.

Si no lo sabías, te contamos que la arena húmeda actúa como un exfoliante natural eliminando las células muertas de los pies, dejando la piel suave, rejuvenecida y sana. Además, el agua del mar contribuye a mejorar la elasticidad de la piel debido a su gran cantidad de minerales con poder antienvejecimiento. Incluso los rayos ultravioletas actúan sobre la piel secándola, lo que favorece especialmente a personas que sufren psoriasis y otros problemas dermatológicos.

Mejora el estado de ánimo, la depresión y el estrés.

El sol y el mar son poderosos antidepresivos naturales. Pasar algunos días en estos lugares te ayuda a mejorar tu estado de ánimo y a alejar la depresión. El mar, la arena y el sol, son excelentes herramientas para desconectarte de tu vida cotidiana y así disminuir los niveles de estrés que acumulamos cada día.

Bienestar del tracto respiratorio.

El aire marino es muy conocido por sus efectos beneficiosos sobre el sistema respiratorio. Esto debido a la gran cantidad de sales minerales que contiene, por lo que ayuda a mejorar la salud de los bronquios y pulmones, además destapa la nariz diluyendo las mucosidades presentes.

Duermes mejor.

Luego de unas horas en la playa realizando cualquier actividad, el cuerpo necesita descansar y esto promueve una buena noche de sueño.

Ayuda a combatir la retención de líquidos y permite adelgazar.

Caminar sobre el agua y la arena ayuda a combatir la retención de agua y aumenta el metabolismo, con beneficios para quienes están a dieta, ya que se necesita aproximadamente el doble de energía para caminar sobre una superficie tan suave como la arena, por lo cual haces un excelente ejercicio físico, quemas calorías y reactivas la circulación de la mejor manera posible.

Publicaciones relacionadas