Actualidad

El océano está cambiando como nunca antes durante 10.000 años

Los cambios en la circulación oceánica también pueden haber causado un cambio que no se ha destacado en los últimos 10.000 años en los ecosistemas del Océano Atlántico. Esto ha sido revelado por un nuevo análisis de los fósiles del fondo marino.

Este es el sorprendente descubrimiento de un nuevo estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters. El clima ha sido bastante estable durante los últimos 12.000 años desde el final de la última Edad de Hielo, un período conocido como Holoceno. Se cree que esta estabilidad es lo que ha permitido a la civilización humana realmente avanzar.

En el océano, incluso las principales corrientes se consideraban relativamente estables durante el Holoceno. Estas corrientes tienen ciclos naturales que influyen en la posición de los organismos marinos, incluyendo el plancton, los peces, las aves marinas y las ballenas.

Sin embargo, el cambio climático en el océano se está haciendo evidente. Los arrecifes de coral tropicales se están volviendo blancos, los océanos se están volviendo más ácidos a medida que absorben el carbono de la atmósfera y especies como la caballa se están moviendo hacia los polos. Pero parece que todavía prevalece la opinión de que hasta ahora poco ha sucedido en el océano. En nuestras cabezas, los grandes impactos se limitan al futuro.

Nuevos descubrimientos

Para desafiar este punto de vista, era necesario buscar lugares donde los fósiles del fondo marino no sólo cubrieran la era industrial en detalle, sino también donde se extendieron hace miles de años. Los investigadores descubrieron una gran corriente marina en el lecho marino al sur de Islandia que hace que el sedimento se acumule en grandes cantidades.

Para obtener muestras de fósiles, los científicos recogieron pruebas del sedimento. El sedimento más profundo contiene los fósiles más antiguos, mientras que el sedimento de la superficie contiene fósiles que se han depositado en los últimos años.

Una de las formas más fáciles de averiguar cómo era el océano en el pasado es contar las diferentes especies de plancton fósil que se pueden encontrar en tales sedimentos. A las diferentes especies les gusta vivir en condiciones diferentes.

Un estudio reciente ha demostrado que las distribuciones modernas de foraminíferos han sido diferentes desde el comienzo de la era industrial. Claramente, el cambio climático ya está teniendo un impacto.

El océano es más sensible al cambio climático moderno de lo que se pensaba

De manera similar, la opinión de que las corrientes oceánicas modernas son similares a las de los últimos dos mil años fue cuestionada por otro estudio en 2018, que mostró que la circulación era más débil en los últimos 1.500 años.

Los efectos de la circulación inusual pueden encontrarse en el Atlántico Norte. Justo al sur de Islandia, la reducción del número de especies de plancton de agua fría y el aumento del número de especies de agua cálida muestran que el agua cálida ha reemplazado al agua fría, rica en nutrientes.

Más al norte, otras evidencias fósiles muestran que más agua caliente está llegando al Ártico desde el Atlántico, probablemente contribuyendo al derretimiento del hielo marino. Más al oeste, una circulación más lenta significa que el agua no se está calentando como se espera, mientras que en el lejano oeste las corrientes cálidas del Golfo parecen desplazarse hacia el norte, lo que tendrá profundas consecuencias para las principales pesquerías.

Todavía no sabemos qué ha causado estos cambios en la circulación oceánica. Pero parece que el océano es más sensible al cambio climático moderno de lo que se pensaba, y tendremos que adaptarnos.

También puedes leer: Cuidado con el robo de automóviles con botella: ¡el nuevo truco de los ladrones!

 

Tomado de: InfinityNews