LifeStyle

El padre esconde los mandos de la PS4 en el horno y esto es lo que sucede…

Un padre británico, en un intento por persuadir a su hijo para que se vaya a la cama, esconde los mandos de PlayStation 4 en el aparato, sin imaginar que su mujer lo usaría al día siguiente.

A lo largo del duro reto de ser padres pueden ocurrir muchos episodios problemáticos y desagradables, pero también momentos y anécdotas bastante divertidas. Especialmente si se trata de niños que son extremos apasionados de los videojuegos y se les tiene que poner freno de alguna forma para evitar que se mantengan pegados a la pantalla durante todo el día o la noche.

Esto es lo que el padre británico Dave Roberts trató de hacer con su hijo: tratando de convencerlo de ir a la cama, escondió los controladores de su PS4 en el horno. Pero lo que no se esperaba es que al día siguiente su esposa, sin haber revisado previamente el electrodoméstico, los «horneó» hasta derretirlos y dejarlos irreparables.

El tweet en el que Roberts cuenta entre risas el incidente llegó hasta el perfil oficial de PlayStation UK, acompañado de un mensaje de advertencia perentorio que decía: «Por favor, no hornees tus mandos de PS4, te hemos dicho varias veces que no son pasteles».

Claro que se trata de un gracioso accidente, ya que Roberts dejó muy claro que su única intención había sido esconder los mandos de la vista de su hijo para que se fuera a la cama a dormir, sin pensar en ningún momento en que al día siguiente los mandos terminarían derretidos e irreparables.

La compañía en su publicación relacionada con el gracioso suceso podría estar refiriéndose a los diferentes desafíos que han viralizando y han estado dando vueltas durante algunas semanas en diferentes rede sociales, en los cuales se puede ver a algunos famosos replicando objetos reales en sus pasteles y bocadillos. Siguiendo el ejemplo de estos famosos, varios usuarios se han puesto manos a la obra presentando en vídeos sus propias creaciones al público mientras intentan moldear de todo, desde zapatos hasta juegos, revelando al final si se trata de un elemento real o si se trata de un bizcocho con crema de chocolate.

No está de más recordarte que no hace falta llegar a tales extremos si de regular el consumo de videojuegos se trata. Por lo que no pienses en replicar ese tipo de prácticas y busca bien in sitio donde puedas guardar los juego o dispositivos tecnológicos si tu hijo no puede regular su tiempo delante de la pantalla.

Publicaciones relacionadas