Cocina, recetas y alimentos

Pan de avena: sabroso, saludable y fácil de preparar

Esta es una receta sabrosa y fácil de preparar, perfecta para aquellos que quieran mantener un peso saludable, pero seguir consumiendo platillos deliciosos. De hecho, la avena contiene muchos beneficios no solo para mantener la dieta, sino también para el bienestar general del cuerpo. Este cereal tiene grandes cantidades de vitaminas E, B6, B5, es rico en selenio, cobre, manganeso y hierro, por lo que hablamos de un ingrediente completamente saludable, nutritivo e ideal para todas aquellas personas que se preocupan por su condición física y bienestar general.

Por si fuera poco, se sabe que la Universidad de Toronto ha estado probando ciertos componentes de la avena (el ácido fítico y las saponinas) debido a su eficacia comprobada para prevenir el desarrollo de varios tipos de cáncer, y muchos expertos hablan de otro componente presente en los cereales: el betaglucano, el cual reduce la absorción del colesterol presente en los alimentos.

Veamos cómo podemos preparar un pan de avena sabroso y saludable para toda la familia.

Ingredientes:

350 gramos de harina integral.

50 gramos de avena.

25 gramos de mantequilla.

75 gramos de miel.

10 gramos de sal.

1 sobre de levadura de cerveza deshidratada.

250 ml de agua.

Preparación:

Lo primero es calentar 175 ml de agua hasta que comience a hervir. Una vez alcance su punto de ebullición, retira el agua del fuego y agrega la avena, la miel, la mantequilla y la sal, mezcla hasta que los ingredientes se derritan y se combinen con una consistencia uniforme y sin grumos.

Es necesario que obtengas una mezcla homogénea lista para ser amasada durante al menos 5 minutos, por lo que mezcla bien y con paciencia. Una vez que hayas preparado la masa de tu pan de avena, es buena idea dejarla reposar al menos unas dos horas en la nevera antes de seguir con la receta.

Cuando haya pasado el tiempo necesario, debes tomar la mezcla y amasarla nuevamente para comprimirla usando un paño húmedo. Ahora solo tienes que dejar que la preparación alcance la temperatura ambiente durante unas dos horas más.

Como último paso, cocinala durante unos 40 minutos a 200 grados, pero no olvides que los últimos 10 minutos debes bajar la temperatura 150 grados.

Con esta sencilla, saludable y nutritiva receta podrás disfrutar de un delicioso pan con un sabor especial para ti y toda tu familia. No dudes en intentar probar algo nuevo, especialmente si está hecho con tus propias manos, ya que nunca está de más aprender algo nuevo.