¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Insólito

El ‘profeta’ que afirmó que Dios le dio una fórmula ganadora fue expulsado del casino tras llevarse a casa 30.000 euros

En el mundo del juego, donde la suerte parece ser el único factor determinante, ha surgido un caso extraordinario que ha sacudido la industria de los casinos. Un prominente profeta de Zimbabue, conocido como el Arzobispo Emmanuel Mutumwa, ha afirmado haber recibido una visión divina que le reveló los números ganadores en un casino, lo que le permitió ganar una impresionante suma de £23,487 (aproximadamente 30.000 euros). Sin embargo, esta victoria aparentemente bendecida por Dios no ha sido bien recibida por los operadores de los casinos, quienes han tomado medidas drásticas para evitar que el profeta siga ganando.

La visión divina del profeta

Según el relato del Arzobispo Mutumwa, todo comenzó con una visión que recibió de un poder superior. Mientras oraba y buscaba guía espiritual, afirma que Dios le reveló los números ganadores que le permitirían obtener una victoria sin precedentes en el casino. «Dios obra de maneras misteriosas», declaró Mutumwa. «Esta victoria no se debió a la suerte, sino a una prueba de fe. Oré por orientación y el Señor me proporcionó los números a través de una visión. ¿Acaso no es una bendición poder usar estas ganancias para elevar a mi comunidad?»

El impacto de la victoria

La noticia de la gran victoria se extendió rápidamente por la región. Los casinos locales, temerosos de que el profeta pudiera arruinarlos financieramente con su aparente ventaja divina, tomaron medidas drásticas. Mutumwa fue expulsado y prohibido de entrar en prácticamente todos los establecimientos de juego de su área.

La reacción de los casinos

Los gerentes de los casinos expresaron su preocupación por la situación. «Tienen datos en tiempo real sobre quiénes están ganando», explicó un gerente que prefirió mantener el anonimato. «Esto les permite emplear una estrategia poco conocida para evitar grandes pagos, restringiendo o incluso cerrando las cuentas de los ganadores constantes. Una vez que se identifica a un cliente como altamente exitoso, inclinando la balanza a su favor, los operadores pueden limitar sus montos de apuesta o cerrarlos por completo. Si bien puede parecer injusto, es perfectamente legal. No hay nada ilegal al respecto y el derecho a hacerlo está escrito en los términos y condiciones de las agencias».

Foto Freepik

La defensa del profeta

Lejos de aceptar pasivamente la prohibición, el Arzobispo Mutumwa se mostró indignado. «Afirman que, dado que soy un profeta, recibo visiones de Dios sobre los números ganadores. Temen que se declaren en bancarrota porque ganaré demasiado a menudo», explicó. «Si estás jugando y ganando de acuerdo con las reglas de la casa, el casino no tiene motivo para echarte. No hice nada malo. Jugué un juego, fui felicitado por ganar y me sorprende que otros casinos locales ya no me den la bienvenida».

El uso de las ganancias

Más allá de la controversia, el Arzobispo Mutumwa afirma haber utilizado sus ganancias de manera altruista. «Usé una parte del dinero para pagar las matrículas escolares de los hijos de los miembros de la iglesia que enfrentaban dificultades, asegurando que su educación no se viera interrumpida. Además, proporcioné a algunos miembros capital inicial para lanzar sus propios negocios, fomentando la independencia financiera dentro de la comunidad. Incluso se cubrieron necesidades básicas, como el pago de alquiler para familias que enfrentaban dificultades. Esta bonanza no era para mi beneficio personal, sino para elevar a quienes más lo necesitaban. Es un testimonio de la generosidad de Dios, y me sentí obligado a compartirlo con aquellos que más lo necesitaban».

La controversia y las preguntas éticas

Este caso ha suscitado un intenso debate dentro de la comunidad cristiana, así como entre los apostadores y los defensores de la prohibición del juego. Por un lado, se cuestiona la ética y la legalidad de las prácticas de los casinos al restringir o cerrar las cuentas de los ganadores consistentes. Por otro lado, se plantea la cuestión de si un hombre de Dios debe participar en actividades de juego, incluso si lo hace con fines altruistas.

El papel de la fe en el juego

Mutumwa defiende el juego, afirmando que, cuando se hace de manera responsable, puede ser una fuente de buena fortuna que se puede canalizar hacia ayudar a los demás. «Muchas personas también vienen a mí en busca de orientación espiritual sobre cómo ganar en los juegos de azar, en los casinos o en las apuestas. Curiosamente, muchos de ellos han informado ganar con mucha más frecuencia desde que buscan mi guía», explicó.

El impacto en la comunidad

Más allá de la controversia, las acciones del Arzobispo Mutumwa parecen haber tenido un impacto positivo en su comuniddiosd. Al utilizar sus ganancias para cubrir las matrículas escolares de los niños y brindar capital inicial a los miembros de su iglesia, ha demostrado cómo las bendiciones divinas pueden ser canalizadas para el bien común.

La industria de los casinos, por su parte, ha defendido sus acciones al restringir y cerrar las cuentas de los ganadores consistentes. Argumentan que se trata de una estrategia legítima para evitar grandes pagos que podrían poner en riesgo la viabilidad financiera de los establecimientos.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira