LifeStyle

El secreto de la longevidad de la reina Isabel: bebía esto varias veces al día

El fallecimiento de la Reina Isabel II en la tarde del pasado 8 de septiembre ha dejado a millones de personas con un gran dolor en su corazón en todo el mundo, ya que, más allá de ser la reina de un país, era el símbolo mundial que se usaba para representar toda una cultura.

La célebre soberana británica había logrado entrar en el corazón no solo de sus súbditos, sino también de los que vivían fuera de las fronteras de Inglaterra, así que sin duda la reina ha dejado un vacío difícil de llenar, ya que se trata de una mujer que, ante todo, gracias a sus extraordinarias cualidades personales, fue capaz de dirigir la nación de manera excelente y próspera.

En este sentido, debido a la reunión de todos los miembros y la oportunidad de ver a Guillermo y Kate junto a Harry y Meghan, es un hecho que sin duda a nuestra reina le hubiese encantado presenciar, sin embargo, aunque ya no esté, pensamos que está en un lugar hermoso viendo la maravillosa escena.

Como un aspecto que hace parte de los méritos políticos relacionados con la reina Isabel, se trata de una mujer que tuvo una vida particularmente larga y que muy a menudo gozó de plena salud, por lo que es importante revisar este logro y como se relaciona con la manera en la que se alimentaba cada día.

El secreto alimenticio de la Reina Isabel para tener una larga vida

Según los informes dados por algunas fuentes, la reina Isabel siempre fue demasiado estricta con su dieta. Por ejemplo, se sabe que respetaba todos los horarios de las comidas, de hecho, el desayuno no se tomaba antes de las nueve, la composición de su almuerzo era de carácter vegetal y muy saludable, y la cena incluía ricas porciones de verduras para recuperar un poco de energía y tener una buena digestión durante la noche.

Además, algunas personas cercanas a la familia afirman que siempre se permitía al menos una pequeña copa de ginebra, aunque, con toda probabilidad, era definitivamente aficionada al consumo de té.

Como no podía ser de otra manera, el té se toma puntualmente a las 5 de la tarde: té verde, té de Darjeeling y Earl Grey, té negro. Respecto al alcohol, la reina defendía la moderación, pero nunca dejó de beber alcohol. Tomaba vino en la comida y vermut por las tardes. Y gin tonic por las mañanas. Aunque de todas, su bebida preferida era el agua de Balmoral Deeside Natural Mineral Water.

Síguenos en Google Noticias