El secreto de que Alemania tenga muy pocas muertes por coronavirus

¿Por qué mueren tantas personas en Italia y no en Alemania? El bajo número de muertes por coronavirus entre los alemanes intriga a los expertos.

La pandemia de coronavirus parece casi inquietante, al menos por el momento, en Alemania, donde el virus tiene una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo y donde las intervenciones del gobierno ya estarían disminuyendo la curva de contagio.

Hasta la fecha, de un total de 32.991 casos en el país, 3.290 personas están hospitalizadas y sólo 159 personas han muerto (datos de la Universidad John Hopkins, actualizados al 25 de marzo de 2020). Esto significa que Alemania tiene actualmente la tasa de mortalidad más baja entre los 10 países más afectados por la pandemia: 0,3% en comparación con el 9% de Italia y el 4,6% del Reino Unido.

¿Cómo es posible? Esto tiene una explicación

Alemania tiene actualmente la tasa de mortalidad más baja de los 10 países más afectados por la pandemia: alrededor del 0,3%, en comparación con el 9% de Italia y el 4,6% del Reino Unido. Los porcentajes deben tomarse con pinzas porque se refieren a los casos confirmados con pruebas. Sumando los asintomáticos y otros que tienen Covid-19 pero que no han sido probados estamos hablando de números mucho más bajos.

Si hacemos una comparación entre Italia y Alemania los resultados son realmente sorprendentes. Los dos países tienen el porcentaje más alto de ciudadanos de 65 años o más en Europa, y los italianos también tienen un estilo de vida más saludable que los alemanes. Entonces, ¿por qué hay tantas muertes aquí mientras el número de muertes en Alemania sigue siendo muy bajo?

Pero de hecho, es la diferencia de edad de los infectados lo que podría cambiar pronto la situación. En Italia, el 74% de los que dieron positivo tienen más de 50 años. En Alemania, el 82% de los casos son menores de 60 años. La perspectiva de que la epidemia pueda pasar a las personas mayores, que corren un mayor riesgo, preocupa a algunos expertos alemanes.

Hasta la fecha es demasiado pronto para sacar conclusiones, y también consideramos lo que algunos virólogos han estado sugiriendo desde hace algún tiempo, a saber, que el verdadero número de infecciones en Italia está subestimado y que los casos serían en realidad muchos más (y por lo tanto la tasa de mortalidad mucho más baja).

En cualquier caso, habría diferencias sociales, culturales y de salud entre los dos países en las que se puede basar una reflexión.

Lugares de hospital y pruebas

Otra explicación probable podría ser que, si bien los hospitales del norte de Italia están siendo invadidos por nuevos pacientes, los hospitales alemanes no están todavía a plena capacidad y han tenido más tiempo para liberar camas, almacenar equipo y redistribuir el personal.

Además, se han realizado muchas pruebas en el país, algunas incluso en pacientes sin bajar de los coches, incluso a los que tenían síntomas leves, pero habían estado en el pasado en zonas de riesgo o en contacto con algunos casos sospechosos, lo que ha permitido tener una imagen más precisa, en comparación con los países que realizan menos pruebas o sólo de forma más selectiva y en el hospital.

Los alemanes no son «mamones» como los italianos

Bruce Aylward, Director General Adjunto de la OMS, explicó que en China el 80% de las infecciones se transmitían dentro de los hogares. En esencia, los jóvenes han contraído el virus e infectado a sus padres y abuelos que viven en estrecho contacto con ellos. En Wuhan, y en la provincia de Hubei, las familias numerosas caracterizan la organización social de manera similar a la de Italia y los países mediterráneos.

Según los datos de Eurostat en Italia, la mitad de los jóvenes entre 25 y 34 años viven todavía con sus padres, y más del 20% de las personas entre 30 y 49 años no han salido de casa.

En Alemania estas cifras son mucho más bajas, y el distanciamiento generacional de los habitantes habría reducido la tasa de mortalidad.

Muertes por coronavirus: Criterios para la atribución de la causa de la muerte

Otra posible tesis es la de la diferencia en la atribución de las causas de muerte. Muchos pacientes pueden haber tenido una o más patologías previas, incluso graves. En ese caso, el coronavirus, incluso si se contrae, no es necesariamente la causa final de la muerte y por esta razón los médicos pueden no informar de ello en cifras oficiales, dicen algunos.

 

También puedes leer: ¿Cómo aliviar rápidamente una migraña?