El síntoma que te salva la vida de un ataque cardíaco

No hay más tiempo que perder. La «hora dorada», es decir, los sesenta minutos después del ataque cardíaco, esa hora dorada considerada el límite dentro del cual intervenir para salvar un corazón infartado, ya está desactualizada, porque en los casos más graves, por cada 10 minutos de retraso, 3 de cada 100 pacientes más pierden la vida.

Se han presentado nuevos estudios científicos que destacan la importancia del alivio oportuno y la rapidez de la terapia médica en caso de un ataque al corazón, enfatizando en que la cirugía después de 90 minutos desde el inicio de los síntomas cardíacos puede incluso cuadruplicar la mortalidad.

En la práctica, el pronóstico del paciente sigue empeorando con el aumento del retraso del tratamiento, y esto es aún más cierto para aquellos que llegan al hospital en condiciones muy graves, cuando hay poco o ningún trabajo que hacer, porque en estos casos si pueden llegar los primeros auxilios 10 minutos antes cambiarían el destino de ese corazón enfermo.

Pero incluso para aquellos que acuden a observación clínica en condiciones menos graves, la demora siempre tiene un impacto negativo, porque cuanto más se demora y más se espera, más se cierran definitivamente las arterias coronarias, sofocando e infartando el músculo cardíaco de manera irreversible.

El calor del verano es enemigo peligroso de quienes sufren de miocardiopatías manifiestas o enmascaradas porque, siendo nuestro cuerpo constantemente controlado por un complejo mecanismo de termorregulación, cualquier aumento excesivo de temperatura requiere un esfuerzo cardíaco adicional, a través del cual aumenta la sudoración, los vasos sanguíneos se dilatan, disminuye la presión arterial y el corazón, para contrarrestar esto, aumenta su frecuencia o entra en taquicardia, por lo tanto, trabaja más intensamente.

En sujetos adultos y en buenas condiciones físicas, los mecanismos de autorregulación fisiológica se activan sin problemas, mientras que en pacientes cardiopáticos, dado que estos métodos de compensación son más débiles y menos efectivos, pueden tener graves consecuencias.

Nunca minimizar los síntomas

Desafortunadamente, aún hoy en día muchas personas no reconocen de inmediato los síntomas cardíacos, porque cuando aparecen, en más del 60% de los casos se minimizan, se degradan a trastornos simples, se atribuyen erróneamente a una mala digestión, estreñimiento, gingivitis, dolor muscular, óseo o intercostal, al reflujo esofágico, o al dolor de espalda, y se tratan con analgésicos genéricos o antiinflamatorios que no afectan la tragedia de la patología miocárdica actual, que también envía de forma clara y precisa signos de sí mismo durante su malvado curso.

Aquí, para reducir esta falta de reconocimiento y el consiguiente retraso, la única estrategia es aprender a reconocer los síntomas de un ataque cardíaco en uno mismo y en otros, siempre teniendo en cuenta el riesgo de un retraso en el acceso a la sala de emergencias, lo que no significa correr al hospital al primer resfriado, pero quien siente dolor por primera vez, inmediatamente comprende que es un «dolor» diferente», nunca antes probado, que genera ansiedad, angustia y miedo, y que sobre todo se apodera y no muestra signos de disminuir.

En el caso de un ataque cardíaco, el dolor más típico es en el pecho, detrás del esternón, que ocurre después del esfuerzo y con mayor frecuencia en reposo, que es opresivo y tensa la garganta, que dura más de 15 minutos y que se irradia a la base del cuello, alcanzando con frecuencia también la mandíbula, y con frecuencia afectando el hombro y el brazo izquierdo, también afectados por una sensación de pesadez.

Este dolor, que ocurre más o menos lentamente, a menudo se vuelve insoportable, y el síntoma principal es que no cambia con la respiración, lo que debe llevar al paciente o a su familiar a pedir ayuda de inmediato. Sin embargo, además de este síntoma clásico de sufrimiento coronario, que todos conocen más o menos, los síntomas pueden ser muy diferentes según las arterias cardíacas afectadas por la obstrucción trombótica.

De hecho, el ataque cardíaco puede presentarse de una manera más sutil, simulando, por ejemplo, un dolor en la boca del estómago, con una sensación de peso gástrico como después de una gran comida, causando un dolor abdominal indefinido pero agudo, que puede irradiarse a la parte posterior del tórax y que también afecta el hombro derecho.

Los diabéticos deben tener cuidado

Se debe prestar especial atención a los pacientes diabéticos a largo plazo, ya que, como su enfermedad a menudo se complica por la arteriopatía y la neuropatía, los ataques cardíacos a menudo engañan, pueden aparecer en silencio o sin dolor, y por lo tanto, no se reconoce durante su fase aguda, lo que puede conducir a un cierto retraso en el diagnóstico que agrava enormemente el pronóstico.

La necesidad de una intervención terapéutica lo más inmediata posible para la miocardiopatía isquémica está dictada por la urgencia de «liberar» la coronaria bloqueada lo antes posible, es decir, cuando el trombo de plaquetas acumulado en la luz del vaso aún no se ha consolidado y solidificado, y todo esto es posible con la angioplastia, una operación que se realiza bajo anestesia local, que introduce un catéter en una vena del brazo o la pierna, y medicamentos trombolíticos, que destruyen el «tapón» de plaquetas, revascularizando la arteria coronaria, aplicando medicamentos que dilatan la arteria y evitando la muerte isquémica del tejido cardíaco circundante, o resolviendo el infarto.

Cuanto antes se activen los tratamientos para restablecer el flujo sanguíneo oxigenado al corazón, menos daño irreversible se producirá en el ataque cardíaco.

Por esta razón, es imperativo, en tales casos, llegar a un hospital equipado con el servicio de hemodinámica lo antes posible, donde un equipo de cardiólogos, cirujanos y anestesiólogos aseguran asistencia continua dentro de las 24 horas y realizan más de 3.000 angioplásticos cada año, salvando a miles de pacientes todos los días de la pérdida de la función cardíaca, insuficiencia cardíaca, edema pulmonar agudo, paro cardíaco y, por lo tanto, de muerte probable o segura.

También puedes leer: 5 alimentos que debes evitar si no quieres tener una enfermedad cardíaca.