LifeStyle

El sueño profundo combate la ansiedad

Dormir bien con un sueño profundo regenera el cerebro, mientras que una noche de insomnio aumenta la ansiedad y el estrés.

¿Estás ansioso y estresado? ¡Según un estudio reciente, el sueño profundo puede ayudar a regenerar el cerebro! Una investigación realizada en la Universidad de California en Berkeley, también publicada en la revista científica Nature Human Behaviour, afirma que dormir bien ayudaría a combatir la ansiedad y el estrés; por el contrario, una noche de insomnio aumentaría el nivel de ansiedad en un 30%.

¿Qué es el sueño profundo?

El sueño profundo (NREM) es la fase más importante del ciclo de sueño durante el cual la actividad cerebral se desacelera. Según las investigaciones, también es el tipo de sueño más adecuado para calmar una mente ansiosa: en este estado el cerebro emite grandes y lentas ondas y es insensible a los estímulos externos, mientras que la presión sanguínea y el ritmo cardíaco disminuyen. Por eso, despertar en esta fase se hace mucho más difícil.

Es un ansiolítico natural

Los académicos examinaron dos grupos de personas mediante la IRM y la polisomnografía para medir y evaluar la calidad del sueño. Los resultados de las pruebas mostraron que las personas que dormían más y mejor por la noche estaban menos ansiosas y estresadas al día siguiente. Según el autor Matthew Walker, este estudio identificó esta nueva función del sueño profundo, que reduce la ansiedad en la noche y regenera el cerebro. Dormir, por lo tanto, como un ansiolítico natural, siempre y cuando se duerma bien y lo suficiente cada noche.

Depende del estilo de vida

No todo el mundo sabe que la duración y la calidad del sueño están vinculadas a los hábitos alimentarios y de comportamiento. Los compromisos en el trabajo, la familia, la vida social y las diversas citas pueden comprometer su salud hasta el punto de llegar cansados y estresados al final del día y, a pesar de todo, también es muy difícil dormir.

Así es como se mejora

He aquí, pues, un breve vademécum para entrar rápidamente en un sueño profundo. Antes de ir a dormir mejor no ayunar o comer compulsivamente, consumir alimentos estimulantes, alimentos salados y platos industriales, ver películas de terror o controlar los teléfonos inteligentes, tabletas y PC; sí en cambio a los carbohidratos ricos en triptófano, como el arroz, la cebada, la pasta y el pan, y sorber tés de hierbas sedantes que reconcilian el sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.