El truco definitivo para evitar mareos al viajar

Algunas personas creen que lo mejor de estar de vacaciones es el trayecto del viaje y no el destino, pero sin duda algún para más de uno esto se trata de un problema, ya que cada curva se convierte en un sufrimiento debido a las incesantes sacudidas.

Está claro que las vacaciones comienzan desde que se sale de casa hacia la carretera, el mar o el aire, por eso es importante mantener a raya la aparición de síntomas como mareos o vómitos en durante el trayecto hacia el destino. Esto se presenta por trastornos médicamente detectados que reciben el nombre de cinetosis. Se presenta por un desajuste entre las percepciones visuales del interior del coche y las del aparato vestibular ubicado en el oído interno, el cual se encarga de recoger la información relacionada con el movimiento. Los síntomas suelen ser dolores de cabeza, náuseas y en ocasiones vómitos.

Pese a que son síntomas que algunos no pueden controlar, hay algunos consejos que puedes poner en marcha para mantener los malestares bajo control:

Beber agua.

Beber un poco de agua para sentirte mejor y reducir la sensación de mareo es muy útil. Evita las bebidas azucaradas, el yogur y la leche.

Movimientos del cuello y la cabeza.

Mantener la cabeza estable contra el apoyacabeza del sillón y concentrar la vista hacia adelante son trucos muy útiles para evitar que los efectos de la cinetosis aumenten.

Dormir.

Cierra los ojos en cuanto entres al coche, al avión o al barco. Si consigues conciliar el sueño, lograras engañar a tu cerebro y calmar a tu estómago, además de hacer el viaje mucho más corto.

Consume jengibre.

El jengibre es uno de tus mejores aliados. En forma de chicles, pastillas, galletas e infusiones tiene excelentes resultados para tratar las náuseas.

Lleva algunos aperitivos de emergencia.

Siempre ten a la mano un tentempié ligero y seco, puede ser un paquete de galletas o semillas. Comer estos aperitivos sirve para amortiguar los jugos gástricos y reducir el impacto de los síntomas.

Come antes de salir.

Comer un poco antes de salir es importante para evitar pasar por mareos inesperados, basta con un poco de frutas, verduras, galletas, frutos secos o barritas de muesli, estos son muy beneficiosos. Además, es mejor evitar el consumo de café, té, alcohol, nicotina y alimentos grasos o picantes.

Consume vitaminas.

El consumo de vitamina B1 favorece la transmisión de los impulsos nerviosos, lo cual ayuda a aliviar los trastornos relacionados con el sentido del equilibrio. Alimentos como las alcachofas, el pescado, la avena, el arroz integral, los espárragos, los cereales y la carne de cerdo son ideales para unos días antes de viajar.

Aroma a menta.

Unas cuantas gotas de aceite esencial de menta en un pañuelo eliminan muy bien la sensación de náuseas. Otros aromas recomendados son el de la lavanda y el sándalo.

Pausas y ventilación.

Es importante dejar que el coche se ventile manteniendo las ventanas abiertas. Y, si realmente no te sientes bien, puedes hacer pequeñas pausas en el camino y caminar un poco.

Mantener la mirada fija.

Se dice que mantenerse mirando al horizonte puede aliviar los síntomas, también se recomienda evitar la lectura y el uso de dispositivos electrónicos.

Medicación.

Hay una última opción para aquellos a los que los consejos anteriores no les funciona. Hay fármacos que combaten este padecimiento, su primer principio activo en este sentido fue un antihistamínico llamado dimenhidrinato. Durante la segunda guerra mundial, el ejército estadounidense lo usaba para que sus soldados no sufrieran mareos ante el movimiento de las batallas y transportes en barcos. Nuestra recomendación es que visites a un médico antes de usar alguno de estos medicamentos y que sea un experto el que valore la conveniencia de recurrir a la medicación en tu caso específico.