LifeStyle

El truco para lavar tu ropa y ahorrar un 50% en la factura mensual

El secreto para lavar la ropa en la lavadora sin que esto cambie exageradamente el coste de la factura se encuentra en la temperatura del lavado

 ¿Cuál es la temperatura ideal para lavar la ropa y ahorrar energía?

Para ahorrar agua y energía en cada lavado es importante tener en cuenta algunos detalles ecológicos, como lavar la ropa a una temperatura que no supere los 40 °C, ya que es suficiente para limpiar la ropa sin dañarla, y, de hecho, lavar a una temperatura media baja ahorrará más de un 60% de energía. Además, la baja temperatura ayuda a evitar la presencia de arrugas, ayuda a mantener el brillo de los colores y evita que las manchas se incrusten.

Los fabricantes consideran que 40 °C es la temperatura promedio para lavar ropa, siendo ideal para retirar manchas, suciedad común y que todos los tipos de tejidos queden relucientes, sin importar que sean naturales o sintéticos.

Sin embargo, las temperaturas más altas, como 60 °C o 90 °C, deben reservarse para casos excepcionales como prendas domésticas que se usen para limpiar el lugar, sabanas que hayan sido manchadas, toallas, paños de cocina y toallas de baño, ya que estos índices de calor permiten garantizar la eliminación de todas las bacterias y restos de suciedad.

¿Qué otros trucos ecológicos son útiles para ahorrar energía en el proceso de lavado?

Puedes comenzar empleando el programa económico, el cual tiene la capacidad de ahorrar hasta un 50% de electricidad en comparación con el programa normal.

Para ahorrar energía, también debes hacer un mantenimiento regular para conocer el estado general de tu electrodoméstico. Una lavadora que está pasando por problemas no solo reduce la eficiencia del programa de lavado, sino que también provoca un considerable gasto de energía debido al esfuerzo que representa funcionar así. De hecho, este es un consejo que aplica para todos los electrodomésticos y herramientas de uso común.

Por ejemplo, puedes revisar si tu lavadora está siendo obstruida por depósitos de cal resultantes del flujo de agua, de ser así, trata de eliminarlos con ayuda de un poco de vinagre blanco, un ingrediente altamente efectivo para este tipo de situaciones. Para usarlo, solamente debes tomar un poco de vinagre y echarlo en la bandeja del suavizante después de cada lavada como una medida preventiva.

Otro buen consejo para reducir los gastos de la lavadora es utilizarla con el modo de retardo. Este programa inicia automáticamente el ciclo de lavado durante las horas de menor actividad, cuando la luz eléctrica ha reducido su costo (entre las 22:00 y las 7:00 horas).

Por último, programa el ciclo de lavado únicamente cuando sea necesario, dicho de otra forma, solamente cuando se tenga la suficiente ropa sucia, de lo contrario, es muy probable que el número de usos sea excesivo y consuma más energía. Sin embargo, ten en cuenta que debes respetar los límites de tu lavadora y que siempre se debe dejar un poco de espacio para evitar forzar el funcionamiento del electrodoméstico.

También, presta atención a la velocidad de centrifugado para reducir el consumo de electricidad. Cuanto más rápido sea, mayor será el secado, sin embargo, esto no se puede hacer con todos los tejidos.