El virus del Covid muta 100 veces menos que el del SIDA. «Buenas noticias para la vacuna»

Al igual que el VIH, Sars-Cov-2, el virus de la pandemia muta: no sólo cambia de individuo a individuo sino también en el propio paciente. La buena noticia es que lo hace en mucho menor medida que el virus que causa el SIDA. Esto significa que tiene un genoma más estable y es más fácil desarrollar vacunas efectivas. Esto lo destaca Maria Rosaria Capobianchi, profesora de biología molecular de UniCamillus y directora del laboratorio de virología del Instituto Spallanzani.

«Sars-Cov-2, como todos los virus de ARN, tiene una enzima de replicación falaz e inexacta – explica Capobianchi – Por lo tanto, el virus tiene una variabilidad que en el cuerpo genera una ‘cuasi-especie’, un enjambre de virus casi iguales pero con pequeñas variaciones entre ellos. Podría ser un mecanismo de evolución y adaptación a los diferentes sitios anatómicos donde se replica el virus. Lo hemos visto tanto en el pulmón como en las primeras vías respiratorias». El laboratorio de Spallanzani fue uno de los primeros del mundo en seguir este enfoque de investigación, demostrando la existencia de «cuasi-especies» también en los virus del VIH, la hepatitis y la gripe.

«De unos 10 pacientes con Covid-19, encontramos cuasi-especies virales. En algunos casos las cuasi-especies son más variables y en otros menos, pero la variabilidad genética del SARS-CoV-2 es de 10 a 100 veces inferior a la del VIH y no tendrá un gran impacto en el desarrollo de vacunas eficaces, porque el virus no es tan «escurridizo» como para eludir fácilmente la respuesta inmunológica protectora como en el caso del VIH. Hasta la fecha, tampoco hay pruebas de que esta variabilidad en un solo paciente esté vinculada a una situación más grave. Los estudios futuros ciertamente ayudarán a arrojar algo de luz sobre esto.

El estudio

«La investigación llevada a cabo por Spallanzani es una investigación que pone a Italia a la vanguardia en la lucha contra las enfermedades infecciosas y estamos orgullosos de contar entre nuestros profesores con muchos científicos del Instituto, entre ellos la viróloga Maria Rosaria Capobianchi y el director científico Giuseppe Ippolito» – dice Gianni Profita, Rector de UniCamillus – «La situación que estamos viviendo, ahora más que nunca, requiere esfuerzos conjuntos y objetivos compartidos en la valiente búsqueda de terapias y vacunas y una respuesta eficaz a la pandemia. Una sociedad sólida, equilibrada y capaz de responder a acontecimientos inesperados se basa también en los conocimientos y la experiencia que se derivan de la colaboración entre universidades e instituciones y del redescubrimiento de la ciencia como bien común».

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Según Capobianchi, la pandemia de Covid-19 también puso de relieve una nueva visión de la ciencia: «Es el concepto de «Una salud – Un mundo», lo que significa que el ser humano es un elemento de un sistema en el que los animales, los microorganismos, el medio ambiente y los factores sociales contribuyen a definir una situación planetaria». En el siglo XIV la epidemia de Peste Negra tardó 10 años en llegar a Europa, con un número muy elevado de víctimas: unos 20/25 millones – añade Capobianchi – Hoy, en pocas semanas, la nueva epidemia nacida en China ha dado la vuelta al mundo y ha alcanzado dimensiones planetarias. La pandemia ha demostrado -concluye el experto- que las fronteras de la atención de la salud no existen y ha subrayado la importancia de una educación universitaria destinada a crear un profesionalismo capaz de enfrentar epidemias y emergencias sanitarias en todo el mundo: y esta es la visión que sigue UniCamillus en todos sus cursos de estudio».

También puedes leer: El país que se prepara para pasar por una tercera ola de coronavirus