Belleza

Elimina las arrugas gracias a esta mascarilla japonesa con efecto inmediato

La industria cosmética cada año ofrece nuevos productos especiales para el cuidado del rostro: mascarillas, cremas hidratantes, exfoliantes, sérums de día y de noche, la variedad de opciones es amplia y tenemos mucho de donde elegir. De hecho, el mercado de las cremas antienvejecimiento se encuentra en pleno estado de crecimiento, y todos los argumentos son buenos cuando se busca mantener un rostro sin arrugas.

Pese a tener un inicio tan motivador y beneficioso, lo cierto es que estas cremas o sérum suelen ser muy criticadas por contener productos químicos agresivos, lo que ha aumentado los intereses en conseguir productos que tengan bases naturales. Pues bien, te alegrará saber que hemos buscado la mascarilla natural antiarrugas para todo tipo de piel, se trata de una búsqueda que nos ha llevado a Japón, cuyos rituales naturales son cada vez más populares en el mercado de la belleza. Con esta mascarilla antiarrugas podrás conseguir una piel más firme y rejuvenecida.

¿Cuáles son las propiedades de esta mascarilla japonesa?

Esta mascarilla tiene como ingrediente principal el arroz y es un tratamiento de belleza muy popular entre las mujeres asiáticas, un truco importante para obtener su cutis perfecto y su piel de porcelana.

Las propiedades de este ingrediente se deben a su contenido en ácido linoleico, un ácido graso esencial que potencia la fabricación de las células de la piel, y el escualeno, un activo hidratante que mejora la elasticidad de la piel. Por si fuese poco, también es rico en vitaminas del grupo B, estimula el crecimiento celular, retrasa el envejecimiento prematuro de la piel y la protege de las agresiones exteriores.

Así debes preparar tu mascarilla de arroz

Para hacer tu mascarilla natural antiarrugas, necesitarás:

3 cucharadas de arroz.

2 cucharadas de leche caliente.

1 cucharada de miel.

Preparación y aplicación:

Primero debes cocer el arroz en abundante agua durante unos 20 minutos (debe tener una textura muy suave al final de la cocción). A continuación, escurre sin desechar el agua de cocción, ya que debes depositarla en un bol, puesto que será muy útil para la fase de aclarado.

Ahora agrega las 2 cucharadas de leche y mezcla bien con una cuchara de madera hasta obtener una mezcla homogénea. Lo siguiente es añadir la miel, y, con una batidora de inmersión, bate la mezcla hasta que consiga una consistencia cremosa. En caso de que no tengas una batidora, puedes usar un tenedor para aplastar los granos de arroz.

Una vez que la mezcla esté lista, déjala enfriar y aplícala de manera uniforme en el rostro, evitando el área de los ojos durante unos 15 minutos para que la mascarilla aporte todos sus beneficios a la piel.

Una vez aplicada la mascarilla, aclárala con el agua de cocción que guardamos previamente, ya que también cuenta con beneficios para tonificar la piel. Si lo prefieres, también puedes usar agua limpia.

Gracias a sus propiedades, esta mascarilla a base de arroz ofrecerá los siguientes beneficios:

  • Lucha eficazmente contra la aparición de arrugas: el arroz relaja la piel y estimula su elasticidad, lo que retrasa la aparición de arrugas y, por tanto, produce un efecto antienvejecimiento.
  • Estimula la circulación sanguínea: las ojeras o la piel apagada y sin brillo suelen estar relacionadas con problemas en la circulación sanguínea para determinadas zonas del rostro. Esta mascarilla se enfoca en estimular la circulación, dando a la piel un aspecto más radiante.
  • Es un exfoliante para la piel: el arroz contiene ácido fítico, un componente con la capacidad de eliminar las células muertas de la piel.
  • Regeneración de la piel: además de exfoliar, el arroz regenera la piel gracias a su cantidad de vitamina B, elemento importante para estimular el crecimiento celular y frenar el envejecimiento prematuro.