LifeStyle

Elon Musk abandona el bitcoin y las criptomonedas se desploman un 16%

Con la salida de Elon Musk de las compras con criptomonedas, este tipo de divisa se devaluó hasta un 16% y causó el  devaluó del resto de criptomonedas: Ethereum y Dogecoin se desplomaron casi un 10%. Las cotizaciones caen a un mínimo de 46.000 dólares

Tras el anuncio de Elon Musk diciendo que Tesla aceptaría el bitcoin como forma de pago para sus vehículos, las criptomonedas alcanzaron un nuevo récord en su precio. Pero tiempo después en Twitter, Musk dice haber cambiado de opinión debido a su preocupación por el uso excesivo de combustibles fósiles en la producción de bitcoin, anunciando que Tesla dejaría de aceptarlo como forma de pago para los coches de la marca, y prefiriendo cualquier otra criptodivisa que pueda generar menos contaminación.

En la cuenta de Elon Musk se puede leer: «Tesla ha decidido suspender al Bitcoin como alternativa de pago para vehículos. Nos preocupa el creciente uso de combustibles fósiles para el proceso de minado de las criptomonedas y las transacciones de bitcoins, especialmente la del carbón, que es la peor en emisiones de cualquier combustible».

Este cambio de opinión desató todo tipo de reacciones entre sus seguidores y tuvo un fuerte efecto en el coste de esta divisa, al punto de que los inversores están huyendo y vendiendo algunos de sus Bitcoins mientras mantienen un precio alto. En las primeras horas de la mañana siguiente se registraron caídas en torno al 11%, haciendo que la cotización solo del Bitcoin bajará a los 50.600 dólares.

Sin embargo, en el mensaje Musk aseguró que Tesla no vendería ninguno de sus Bitcoins, asegurando que la compañía tiene intención de continuar usando la criptomoneda en sus transacciones una vez que el minado haya completado su transición hacia un modelo energéticamente más sostenible.

En el anuncio de Tesla se agrega: «Las criptodivisas son una buena idea de inversión en muchos niveles y creemos que sin duda tienen un futuro prometedor, pero esto no puede ser aceptado mientras represente un gran coste para el medio ambiente». Cabe resaltar que Tesla es el patrocinador oficial de esta moneda virtual desde hace tiempo.

El proceso de minado de bitcoins requiere de la resolución de cálculos extremadamente complejos que necesitan de ordenadores muy potentes y procesadores de alto rendimiento. La minería de bitcoin o la extracción de criptodivisas, requiere de la opción comercial más cercana a los superordenadores equipados con decenas de procesadores y sistemas de refrigeración imprescindibles para evitar el sobrecalentamiento de las máquinas. Según el estudio de un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, el procesamiento mundial de la criptomoneda consume la energía suficiente para brindar electricidad a toda Argentina.

Por último, el empresario anunció que, pese a que la compañía ya no recibe Bitcoins, si está prestando atención a otras criptomonedas que actualmente consumen mucha menos energía. Lo más inesperado sin duda fue que el mensaje de Musk frenó la remontada que el bitcoin había tenido durante al menos tres semanas. De hecho, hace un mes, la criptodivisa batió el último de sus récords al rebasar el coste de los 63.000 dólares, pero al ser un mercado tan volátil, solo diez días después su precio caería por debajo de los 50.000 dólares.

Por si fuera poco, el anuncio de Tesla no solo afectó al bitcoin, sino que ha provocado la caída del resto de criptodivisas exitosas. Por ejemplo, Ethereum se devaluó casi un 10%, devaluando su precio a 3.800 dólares, y Stellar perdió un 11% de su valor pese a que es una de las favoritas de Elon Musk.

Publicaciones relacionadas