En 1997 tuvo septillizos, su esposo la abandonó y 23 años después mira cómo lucen

Lo que le sucedió a esta madre es sorprendente. Su nombre es Bobbi McCaughey y su esposo es Kenny McCaughey. Esta pareja no podía tener hijos, por lo que se sometieron a realizarse una inseminación artificial.

Evidentemente tenían cierto temor de que algo saliera mal, pero con gran sorpresa recibieron la noticia de que no había sido uno solo, sino 7 embriones los que fueron fecundados. En consecuencia, Bobbi sería la primera mujer en concebir siete hijos en su vientre. Esto dejó asombrados tanto a los médicos que participaron en el procedimiento como a la pareja.

El hecho sucedió en 1997 y era la primera vez que nacían 7 bebés de un solo embarazo. Normalmente, los embarazos múltiples suelen ser complicados y exigentes, pero por fortuna para Bobbi fue un acontecimiento tranquilo y fácil. Los nombres de los chicos son: Kenny, Alexis, Natalie, Kelsey, Nathan, Brandon y Joel.

Entonces, preocupado por la gran responsabilidad que tenía por tantos niños, Kenny, el esposo de Bobbi, la abandonó. Bobbi tuvo que cuidar sola a sus 8 hijos, porque antes de su embarazo inseminado, ya había tenido una hija.

La situación era tan difícil y desesperante que esta madre empezó a pedir ayuda. Es así como su caso llega hasta el presidente de Estados Unidos en ese entonces, Bill Clinton, quien respondió a su petición. El estado, junto con otras empresas privadas, se comprometieron a cubrir todos los gastos escolares de los niños.

El caso de Bobbi pronto fue conocido en todo el mundo por su particularidad, pero lo que causó más admiración fue el coraje y la valentía de esta madre para criar a sus 8 hijos sin un esposo a su lado. Ella hizo todo lo posible para que a sus pequeños no les faltara nada.

Todos los hijos de Bobbi estaban profundamente agradecidos por toda la ayuda que recibieron de todos mientras crecían, por lo que se esforzaron y sacaron buenas notas en la escuela. Cuando llegaron a la mayoría de edad, comenzaron a trabajar para ayudar a su madre con todos los gastos del hogar. Seis de ellos ya se graduaron, mientras que una de sus hermanas está en el ejército.

Ahora que ya todos son adultos, Bobbi afirma que se siente sola. Toda su vida se acostumbró a escuchar a sus 8 hijos y a sentir tanta alegría en casa. Pero como suele suceder, ellos ya tomaron su propio camino y la madre está muy orgullosa de sus hijos.