Dentro de 50 años, el calor hará que el mundo sea inhabitable para un tercio de los seres humanos

Extensas áreas del planeta podrían alcanzar temperaturas a niveles apenas aceptables para la supervivencia humana, y no habrá posibilidad de retroceso.

El calor haría que gran parte del mundo sea inhabitable para un tercio de los humanos, y podría ocurrir dentro de 50 años. La alarma se debe al estudio «Future of the Human Climate Niche», que acaba de publicarse en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, realizado por un equipo de científicos de China, Estados Unidos y Europa y según el cual si las emisiones siguen aumentando, los investigadores advierten que la temperatura media percibida por los humanos aumentará en 7,5 grados centígrados para el 2070, es decir, por encima de los +3 grados que se esperan ahora y que equivale a una crisis sin precedentes.

Si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando – informa el estudio – las zonas del planeta que albergan a un tercio de los seres humanos se volverán, dentro de 50 años, tan calientes como las partes más calientes del desierto del Sahara. Esto significaría que 3.500 millones de personas terminarían viviendo fuera del «nicho climático» en el que los humanos han prosperado durante 6.000 años.

Los países más afectados

Los países más afectados, según los investigadores, serían la India, donde más de 1.200 millones de personas acabarían viviendo en lugares cálidos como el Sahara, y Nigeria, donde 485 millones de personas vivirían en las mismas condiciones. Más de 100 millones de personas se verían afectadas en Pakistán, Indonesia y Sudán. Además de las amenazas a la salud y a la sociedad, habría amenazas a la producción de alimentos.

Las poblaciones humanas se concentran en gran medida en zonas climáticas reducidas, en particular en lugares donde la temperatura media anual es de unos 11-15°C, mientras que un pequeño número de personas vive en lugares donde la temperatura media es de unos 20-25°C. Un punto climático constante en la historia de la humanidad que ha encontrado allí las condiciones óptimas para permitir que la especie sobreviva y prospere.

Pero el rápido aumento de la temperatura llevaría a que alrededor del 30% de la población mundial viviera en lugares con una temperatura media superior a 29°C en un plazo de 50 años, condiciones climáticas que actualmente sólo se experimentan en el 0,8% de la superficie de las tierras emergidas, principalmente en las partes más cálidas del Sahara. Pero para el 2070, informa el estudio, podrían afectar al 19% de la superficie de las tierras emergidas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

«Los cambios se producirían menos rápidamente que con la actual pandemia de Covid-19, pero serían aún más perjudiciales porque algunas zonas del planeta se calentarían hasta niveles apenas aceptables para la supervivencia humana y no volverían a enfriarse nunca más», señala Marten Scheffer, de la Universidad de Wageningen (Países Bajos), coordinador del estudio con Xu Chi, de la Universidad de Nanjing (o Nanjing, China).

¿La solución para evitar el riesgo?

Rápidas reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero que podrían reducir a la mitad el número de personas expuestas a condiciones de calor extremo.

«La buena noticia es que estos efectos pueden reducirse en gran medida si la especie humana puede frenar el calentamiento global», dice Tim Lenton, coautor del estudio, climatólogo y director del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter, «Nuestros cálculos muestran que cada grado por encima de los niveles actuales corresponde a aproximadamente mil millones de personas que terminarán fuera del nicho climático». Es importante demostrar los beneficios de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en términos de mejores condiciones de vida para los seres humanos antes de que lo hagan en términos monetarios.

Los propios investigadores fueron los primeros en sorprenderse con los resultados del estudio. Xu Chi de la Universidad de Nanjing lo admite. «Como nuestros hallazgos fueron tan relevantes, nos tomamos un año extra para comprobar cuidadosamente todas las suposiciones y cálculos. Además, decidimos publicar todos los datos y los códigos informáticos, para que haya transparencia y para facilitar las actividades de seguimiento de otros estudiosos. Necesitaremos un enfoque integral para salvaguardar a las generaciones futuras de las importantes tensiones sociales que el cambio esperado podría causar.