Enfermedades renales: buenos hábitos para prevenirlas

Muchos factores pueden alterar el funcionamiento de los riñones, lo que resulta en una variedad de enfermedades renales, que van desde el trastorno más pequeño hasta los más graves. Los tratamientos a seguir variarán según la gravedad de la enfermedad. Puede tratarse de un tratamiento farmacológico simple, al igual que puede tratarse del trasplante de riñón. De todos modos, para evitar esto, debe adoptar ciertos hábitos que le permitirán prevenir todo tipo de trastornos, independientemente de su gravedad. Descubre a continuación, lo que debe hacer para este propósito.

Los síntomas de trastornos renales

Las enfermedades que afectan a los riñones pueden ser numerosas, una de las más comunes son los cálculos renales. Estos son el resultado de una acumulación de sales minerales que finalmente cristalizan en todo el sistema urinario. El tamaño de estos cálculos es muy variado, pueden parecer un grano de arena al igual que pueden ser tan grandes como una piedra, lo que evita que orine. Algunas personas también pueden verse afectadas por insuficiencia renal crónica. Pero, independientemente de los trastornos que sufra la persona enferma, los principales síntomas de las enfermedades renales son todos iguales, a saber:

  • Retención de agua;
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas o vómitos;
  • Dolor entre la parte superior de la espalda y el abdomen;
  • Pus o sangre en la orina.

La presencia de uno o más de estos síntomas debería alertarlo.

Los orígenes de la enfermedad renal.

Para que pueda prevenir mejor la enfermedad renal, sabrá todas sus causas y situaciones que acentúan su desarrollo. Entonces puede ser:

  • Debilidad del sistema inmunológico;
  • Un mal funcionamiento de todas las glándulas responsables del metabolismo del calcio;
  • La ingesta inadecuada de líquidos puede provocar deshidratación o sudoración severa. Esto promueve la formación de piedras a través de la concentración de orina;
  • Obstrucción del tracto urinario;
  • La diabetes también puede causar problemas renales;
  • Presión arterial alta. Esto último es bastante especial, ya que puede ser al mismo tiempo la causa y la consecuencia de los trastornos de los riñones.

Hábitos a adoptar para prevenir problemas renales.

Las enfermedades renales pueden ser incapacitantes y, si no se tratan, pueden ser fatales. Por lo tanto, para evitar ser afectado por la insuficiencia renal y no acumular toxinas que causan diversos trastornos renales, existen ciertos hábitos que puede adoptar fácilmente.

Buenos hábitos alimenticios

La mejor manera de evitar problemas renales es comer sano. Aquí están los buenos hábitos que debes tener de acuerdo con los objetivos a alcanzar:

  • Para evitar el cálculo de oxalato de calcio, use vegetales de hojas verdes en su lugar. Sin embargo, debe reducir o eliminar todo lo que contenga ácido oxálico, como espinacas, chocolate, maní, ruibarbo o fresas.
  • Para evitar los cálculos de ácido úrico, se recomienda reducir el consumo de alimentos ricos en purina. Estos se metabolizan al ácido úrico. Luego debes limitar tu consumo de espárragos, carnes rojas o mariscos.

El tratamiento con antibióticos

Algunos cálculos renales solo se pueden evitar tomando antibióticos. Este es el caso del cálculo del fosfato. Sin embargo, puede luchar contra este tipo de cálculo utilizando infusiones de maíz, hojas de malvavisco o flores de saúco.

Otras alternativas

Algunas enfermedades renales solo se pueden tratar con cirugía. Sin embargo, es bastante posible evitarlas. Y, además de adoptar buenos hábitos alimenticios, puede optar por otras alternativas para esta prevención.

Suplementos nutricionales

Tomar suplementos como la vitamina B6 y el magnesio puede prevenir o incluso combatir los cálculos de oxalato de calcio. Otro suplemento y remedio que puede tomar en caso de piedras de ácido úrico, son las infusiones de hojas de diente de león. Estos son conocidos por sus propiedades para facilitar la eliminación del ácido úrico en la orina.

Otras vitaminas que pueden ayudarlo a reducir el riesgo de problemas renales son las vitaminas C y E. Tienen una propiedad antioxidante muy importante, protegiendo los riñones al reducir la producción de radicales libres que ayudan a la glomerulonefritis. Recuerda que estos radicales libres son muy tóxicos.

Para evitar que las bacterias se adhieran a las paredes del tracto urinario, también puede preferir el arándano. Y, para aquellos que toman medicamentos durante mucho tiempo, la espirulina puede ayudarlos a reducir los efectos tóxicos que los medicamentos pueden tener en el tracto urinario y los riñones.

Magnesio

La vitamina B6 es muy importante para prevenir la enfermedad renal, por lo que debe tomarla en el momento adecuado. Y para ayudar a tu cuerpo a usar esta vitamina, el magnesio es tu mejor amigo.

Aquí a continuación, los casos para los que debe tomar:

  • Cuando tienes una infección del tracto urinario. Puede resultar en una necesidad muy frecuente de orinar y dolor al orinar.
  • Cuando sientes un dolor muy fuerte en tu espalda baja.
  • Cuando su orina contiene pus o sangre.