Enfermo terminal confiesa un homicidio cometido hace 25 años

Se trata de un caso de asesinato sin resolver que sucedió hace 25 años y nunca se obtuvieron las suficientes pistas para dar con el culpable. Pero recientemente, un hombre con enfermedad terminal decidió llamar a la policía para contar la historia y poner punto final a la investigación. El caso estaba sin cerrar y el hombre participó en la reconstrucción de los sucesos del asesinato.

Sucedió hace poco en Alabama,en Estados Unidos, estando al límite de su estado mental por el remordimiento y próximo a morir a causa de una enfermedad terminal, decide confesar el asesinato que protagonizó en el año 1995.

Su nombre es Johnny Dwight Whited, tiene 53 años y en su llamada decía: «Quiero confesar un crimen que cometí hace años», la persona que respondió la llamada fue el detective Sean Mukaddam, especialista en casos antiguos de la policía de Decatur, en Alabama. Según el informe publicado en el New York Times, el asesinato ocurrió en 1995, en el que murió Christopher Alvin Dailey por una sola herida de bala en la cabeza.

Whited no recordaba el día ni el año en el que había asesinado a su víctima, pero sí el sitio donde había ocurrido, exactamente en una zona boscosa cercana a la ciudad. Al analizar la información, la policía pudo determinar que se trataba de la muerte de Christopher, encontrado muerto el 26 de abril de 1995.

Después de llevar a los investigadores a la escena del crimen, Whited fue arrestado y llevado a la comisaría de Decatur donde fue interrogado con mayor detalle para poder reconocer todas las pruebas posibles.

Tras comprobar la certeza de la historia de Whited, este fue detenido, acusado de asesinato e internado en una prisión estatal con una fianza de 15.000 dólares. Esto fue informado por un portavoz del departamento de policía local y publicado en la página de Twitter de Decatur, AL Police.

«A pesar de la extensa investigación que se hizo en aquel entonces, nunca se pudo identificar al autor de este asesinato. En los años siguientes, el caso fue revisado por varios investigadores, pero sin poder solucionar nada hasta que Whited decidió revelar todo debido a que no le quedan muchos años de vida», dijo la policía en una conferencia de prensa que sucedió el pasado jueves.

Johnny Whited dijo que de verdad lo sentía y que deseaba que nunca hubiera sucedido. Los investigadores concluyen diciendo: «Le echó la culpa a su estado mental en aquel entonces. Pero esto nunca ha sido una excusa para matar a alguien. jamás ha habido una excusa válida para matar a alguien más». Aun así, afirmó que confesaba porque no podía con el remordimiento y se avergonzaba de sus actos, por lo que no quería morir sin haber confesado todo lo que había hecho.

El detective finalizó señalando que se había comunicado con la familia de la víctima para informales que se había concretado un arresto en el caso. “Pude darles un cierre después de 25 años”, concluyó.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address