Entró al quirófano para una rinoplastia y salió con un pedazo menos de oreja

la Sra. Zhao, se sometió a una intervención quirúrgica de nariz en el Hospital Angel Wing en Chengdu

La mujer de 31 años originaria de China, y quien se había sometido a un procedimiento de rinoplastia en el hospital de Chengdu, quedó totalmente sorprendida al darse cuenta de que le habían extraído una parte del cartílago de la oreja sin su aprobación.

Esta persona, identificada solo como la Sra. Zhao, se sometió a una intervención quirúrgica de nariz en el Hospital Angel Wing en Chengdu. Zhao aseguró a los medios de comunicación chinos que la entrevistaron, que la cirugía había salido bien, pero desafortunadamente cuatro días después se miró al espejo y se dio cuenta de algo extraño en su oído derecho. El trago, ese cartílago pequeño y puntiagudo dentro del lado interno de la oreja, era el que había sido extirpado quirúrgicamente sin su autorización.

De inmediato, la mujer se puso en contacto con el personal del hospital para que le informaran, pero estos le dijeron que era un procedimiento normal y que ella había dado su consentimiento al firmar el acuerdo que decía que se utilizaría el “cartílago de rinoplastia”.

Zhao le manifestó a The Paper, que consultó con varios expertos en cirugía plástica, los cuales le indicaron que el cartílago detrás de la oreja se usa comúnmente para los procedimientos de rinoplastia, debido a que no afecta la apariencia de la oreja. No obstante, un portavoz del Hospital Angel Wing, indicó que este cartílago, puede ocasionar atrofia del oído.

Según se ha informado, la mujer ha pedido un reembolso completo del dinero y una nueva operación para que le coloquen su oreja como estaba, diciendo que no solo estaba avergonzada por la apariencia de su oreja, sino que incluso no podía utilizar sus auriculares.