LifeStyle

La envidia de un amigo es peor que el odio de un enemigo

La envidia es un sentimiento muy dañino que causa un profundo sufrimiento por parte de quien lo padece, restringiendo en gran medida el logro de sus metas. La persona que experimenta estas emociones también suele sentirse limitada por no poder lograr lo que quiere.

La envidia por parte de un amigo es uno de los sentimientos más tóxicos, porque rara vez será reconocido. De hecho, nadie se siente orgulloso de tener envidia, y si pueden evitar ser descubiertos, mejor. Sin embargo, en el caso de los amigos, son personas que tienen cierta influencia sobre nosotros, son libres de dar su opinión o «ayudarnos» a resolver algunas cosas y, a sabiendas o sin saberlo, podrían sabotear nuestras acciones por sus deseos ocultos.

Pocas personas experimentan una verdadera satisfacción con los éxitos de los demás. Hay quienes también pueden alegrarse ante nuestros problemas y entre estos se pueden incluir tanto enemigos como amigos.

Todo el mundo quiere destacar y es posible que se sienta frustrado o molesto si alguien más tiene éxito. Lo que sí es cierto, es que mientras los dos amigos se encuentren básicamente en el mismo nivel social y mantengan sus propias satisfacciones, todo puede funcionar muy bien.

La envidia, por desgracia, es muy frecuente y se manifiesta de mil maneras, su energía es siempre negativa y muchas veces quienes la prueban ni siquiera son capaces de reconocerla. Muchas personas viven comparando sus vidas con las de los demás, sintiéndose superiores a unos e inferiores a otros. Si invirtieran esta energía en crecer y enamorarse de sus vidas, no siempre tendrían que esperar a oír los acontecimientos que ocurren en la vida de otras personas y, probablemente, la calidad de su propia vida mejoraría considerablemente.

Publicaciones relacionadas