Eritritol: el nuevo edulcorante que también tiene efectos secundarios

Hoy en día son muchas las personas que están optando por utilizar edulcorantes en lugar de azúcar para evitar desistir a la dulzura de ciertas bebidas, sin aumentar de peso. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con lo que se elige, puesto que uno de los más utilizados recientemente, el eritritol, no es del todo inofensivo.

Aunque este nuevo endulzante tiene cero calorías y brinda un sabor bastante dulce, incluso más que el azúcar clásico, se ha comprobado que podría ocasionar diversos problemas de salud.

¿Qué es el eritritol?

El eritritol es un polialcohol utilizado como sustituto de los sabores azucarados. Se ha aprobado como edulcorante en muchos lugares del mundo y se obtiene de forma natural de frutas y alimentos fermentados. Es cada vez más escuchado y recomendado por dietistas y nutricionistas, debido a que es una alternativa al azúcar y no aporta calorías adicionales cuando se agrega a bebidas y preparaciones.

Pero ¿verdaderamente nos encontramos ante un producto que puede cambiar saludablemente nuestros hábitos culinarios?

Su fortaleza radica justamente en su aporte calórico, ya que es igual a cero, por lo tanto, se comercializa como una alternativa dietética.  

Este edulcorante es muy consumido por todas aquellas personas que, por razones de salud, no pueden utilizar el azúcar clásico blanco. Pero también es muy provechoso para aquellos que siguen una dieta estricta.

Otro beneficio se encuentra en la salud de los dientes, puesto que, como todos saben, el azúcar es responsable de las caries dentales y de los problemas bucales clásicos. De hecho, el eritritol junto con el xilitol no afecta estos procesos dentales, incluso se utilizan mucho en la fabricación de chicles y pastas dentales.

Entonces ¿Cuáles son los lados negativos de este edulcorante?

Como ya vimos, esta sustancia tiene grandes ventajas, pero también es cierto que tiene cosas negativas en su contra. En realidad, para los deportistas y aquellos que desean bajar de peso, el uso de estos edulcorantes puede causar resistencia a la insulina.

Esto ocurre porque el cuerpo reconoce el sabor del dulce, pero como no hay glucosa, se acostumbra a no producir insulina para su metabolización. Cuando se vuelvan a incluir los azúcares normales, es probable que el organismo no se dé cuenta de que es azúcar real y continúe sin producir insulina, lo que genera una resistencia a la insulina.

Por otro lado, otro aspecto a tener en cuenta es la alteración de la flora bacteriana. En razón de que, en lugar de activar los procesos digestivos, da lugar a procesos de fermentación, causando un estado de hinchazón permanente.