Salud

¿Es cierto que los ronquidos son peligrosos para la salud?

A pesar de que roncar es considerado como algo normal por muchas personas, los ronquidos habituales pueden ser señal de algo más complicado.

Se trata de un sonido ronco que puede ser fuerte o leve, el cual se genera cuando el aire pasa por los tejidos relajados de la garganta, causando una vibración mientras se está respirando. Pese a que en la mayoría de los casos esta problemática se relaciona con el género masculino, lo cierto es que también se puede presentar en mujeres. Sin embargo, para algunas personas esto puede ser un problema crónico, indicios de una enfermedad o la causa de molestias en la relación debido a que la pareja no puede conciliar el sueño por culpa de los sonidos.

Entonces, ¿Pueden ser peligrosos los ronquidos?

Algo que no podemos negar es que las personas que roncan se ven afectadas por el agotamiento, el cansancio, estrés, dolor de cabeza, irritabilidad y malestares físicos. Síntomas que no debes descuidar para evitar serios problemas en el futuro.

Muchos no saben que los ronquidos pueden provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, ya que estos son causados por un estrechamiento de las vías respiratorias, lo que limita la recepción de oxígeno en los pulmones, haciendo que el cerebro actúe de forma involuntaria ordenando a los músculos respiratorios que realicen más esfuerzo para poder obtener el aire suficiente.

Este fenómeno también es conocido como apnea del sueño, y si no se le presta atención a esta situación, a largo plazo puede ocasionar insuficiencia cardíaca, hipertensión, aumenta la probabilidad de infartos y de derrames cerebrales, ya que el corazón, el cerebro y el cuerpo en general dejan de recibir la cantidad de oxígeno adecuada durante algunos segundos.

Pero ¿Cuáles son las causas de los ronquidos?

Existen muchos factores que pueden desencadenar este tipo de molestias, entre las principales, encontramos:

  1. Anatomía del paladar.
  2. Sobrepeso y obesidad.
  3. Desviación del tabique nasal.
  4. Pólipos nasales.

Aunque también hay unas pequeñas consideraciones a tener en cuenta, ya que no es lo mismo roncar debido a un resfriado o a una simple alergia (situaciones pasajeras), a roncar todo el tiempo. Si este problema es muy recurrente y al despertar te sientes muy cansado, irritado o con migraña, lo mejor es consultar con un médico para evitar alguna enfermedad grave.

Recomendaciones para aliviar o solucionar los ronquidos.

Evita el consumo de tabaco.

Tal vez sea un poco complicado si es un hábito muy común en tu día a día, pero si deseas resolver tus problemas de ronquidos, debes dejar de fumar cuanto antes, ya que la obstrucción de las vías respiratorias es una consecuencia del tabaco.

Cambia la funda de tu almohada con regularidad.

Si eres una persona que sufre de muchas alergias, es necesario cambiar constantemente las fundas de tus almohadas, ya que la acumulación de ácaros puede provocar tos severa al resecar las vías respiratorias.

Descongestiona tus fosas nasales.

Otra de las razones por las que se suele roncar es porque las fosas nasales se encuentran obstruidas por un exceso de mucosidad. Por lo tanto, se recomienda utilizar un spray nasal o alguna solución fisiológica para despejar la nariz de las secreciones que impiden el paso del aire.

Otros remedios recomendados.

Si sufres de apnea del sueño, ya sea moderada o crónica, debes considerar llevar a cabo tratamientos un poco más invasivos, como la cirugía o los aparatos de ortodoncia.

Aparatos de ortodoncia.

Obviamente, antes de llevar puesto un aparato en los dientes debes consultar con un ortopedista especializado en los tratamientos dentales y de mandíbula para realizar el tratamiento de forma segura y sin generar efectos secundarios indeseados. Este aparato fijará la mandíbula y la lengua en su lugar, dando como resultado la liberación de las vías respiratorias por las noches.

Cirugía.

Muchas personas que sufren de esta problemática pueden verse grandemente beneficiadas por los procesos quirúrgicos. Estos procedimientos ensanchan las vías respiratorias, haciendo que estas eviten las obstrucciones.