¿Es el frío el que nos enferma?

Existe la creencia de que las bajas temperaturas nos enferman. Si alguien se resfría o se engripa, se le pregunta si tomo frío, si anduvo desabrigado, si salió con el pelo mojado. ¿Cuántas veces nos han dicho que el resfriado nos enferma y nos da fiebre? Muchos, pero ese no es exactamente el caso .

Tal vez te has encontrado en un día inesperadamente frío y olvidaste tus guantes y tu gorro, y ahora te encuentras temblando, es claro que puedes resfriarte. Sin embargo, no es el frío lo que nos enferma, sino los gérmenes, ya que el frío puede crear condiciones que le permitan a estos gérmenes sobrevivir y prosperar.

Estas son algunas razones por las que nos enfermamos:

Pasar más tiempo en casa

Permanecer en casa por muchísimo más tiempo, aumenta el riesgo de enfermarse. Investigadores en Virginia Tech y China, encontraron que los estudiantes pueden enfermarse más a menudo cuando sus dormitorios se encuentran mal ventilados y carecen de humedad. La razón es que se cree que los gérmenes que se expulsan de las gotitas de los estornudos pueden sobrevivir mejor al aire fresco. Situación que también se puede presentar en otros lugares como en la oficina.

A los gérmenes y bacterias les gusta mucho vivir en los grifos del fregadero, en los pomos de las puertas, los teclados y otros objetos o lugares, que hace posible que tengamos contacto con estas superficies. Por tal razón, lavarse las manos con frecuencia continúa siendo una de las mejores defensas cuando se trata de mantenerse completamente saludable durante el invierno.

El sistema inmunológico se ralentiza

Según una investigación de la Universidad de Yale, en climas fríos la respuesta inmune se hace más lenta.Durante el invierno se deben agregar alimentos a nuestra alimentación tales como: productos integrales, zinc y vitaminas A, C, B6 y D.

El virus de la gripe se propaga mucho más rápido

Este tipo de virus se propaga mucho más rápido en climas fríos, así lo han encontrado diferentes Institutos Nacionales de Salud. El motivo es que la capa de lípidos del virus se vuelve mucho más fuerte con temperaturas más frías. Esto quiere decir, que a medida que el virus se vuelve más activo y resistente, es más probable que pueda infectar.

Pies fríos

Los pies fríos pueden reducir la respuesta inmunológica . En un estudio realizado por investigadores del Common Cold Center de la Universidad de Cardiff en Inglaterra, se pidió a 90 estudiantes que sumergieran sus pies en agua fría durante 20 minutos. Estos estudiantes tenían más probabilidades de tener un resfriado en los próximos 5 días . Los investigadores teorizan que enfriar los pies de los estudiantes hizo que los vasos sanguíneos de la nariz se contrajeran, lo que a su vez redujo su respuesta inmunológica.