Es mejor usar toallas de papel para evitar el contagio por coronavirus

Es mejor usar toallas de papel para evitar el contagio: La recomendación principal para evitar el contagio por coronavirus es el lavado de manos, pero el secado también es muy importante. 

Para evitar el contagio por Coronavirus es mejor usar toallas de papel para secarnos las manos, porque son una herramienta efectiva para eliminar el Covid-19, mucho más efectiva que los secadores a chorro: eliminan mejor los microbios cuando nos secamos las manos aún contaminadas.

Así lo revela un estudio que se presentará en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID): los investigadores han tratado de comprender si hay diferencias en el alcance de la transmisión del virus cuando nos secamos las manos, por ejemplo, en lugares públicos o en hospitales.

Sabemos que secarse bien las manos, además de lavárselas, es una barrera importante contra la propagación del Covid-19, porque minimiza la propagación de microbios peligrosos, incluyendo el nuevo Coronavirus. El hecho de no eliminar los microbios aumenta la transferencia a las superficies ambientales y los riesgos de transmisión y propagación.

Se recomiendan las toallas de papel para eliminar el Covid-19

La investigación fue llevada a cabo por la Universidad de Leeds con el Leeds Teaching Hospitals NHS Trust (Reino Unido). Se trata de un estudio limitado sobre 4 voluntarios que simularon la contaminación de sus manos (incluso con guantes) utilizando un bacteriófago (un virus que infecta las bacterias – y por lo tanto es inofensivo para los humanos).

No se lavaron las manos después de la contaminación, sino que algunos se secaron con toallas de papel y otros con un secador de aire en el baño de un hospital público. Una vez que los voluntarios se marcharon, se recogieron muestras de las zonas públicas y de los pabellones tras el contacto con las manos o el delantal, como manijas, puertas, pasamanos, diversos botones, sillas, teléfonos y otros, incluidas las personas que entraron en contacto con los voluntarios.

Así pues, el equipo descubrió que ambos métodos de secado redujeron estadísticamente de manera significativa la contaminación de las manos (en unas 100 y 1000 unidades de virus / μl respectivamente). Pero cuando los compararon, vieron que para 10 de cada 11 superficies, se detectó una contaminación ambiental significativamente mayor después de usar un secador a presión.

La investigación sugiere que la transferencia de microbios a las superficies ambientales puede ocurrir directamente de las manos que permanecen contaminadas incluso después de secarse, e indirectamente del cuerpo de una persona que se ha contaminado durante el secado de las manos. Se recomienda que para minimizar el riesgo es mejor secarlas con una toalla de papel.

Los riesgos de contagio cuando nos secamos las manos

Las directrices de la OMS para el lavado de manos recomiendan el uso de una toalla de papel para secarse las manos (y también el uso de una toalla de papel para cerrar el grifo). Los autores refuerzan la recomendación explicando: «Existen claras diferencias en la contaminación microbiana residual de las manos y el cuerpo del sujeto, dependiendo del método de secado de las manos. Básicamente, estas diferencias en la contaminación dan lugar a niveles significativamente más altos de contaminación microbiana después del secado al aire que si se utilizaran toallas de papel de las manos y el cuerpo. Dado que los pacientes, los visitantes y el personal utilizan los baños públicos, el método de secado de manos que elegimos tiene el potencial de aumentar (si utilizamos secadores a chorro) o reducir (con toallas de papel) la transmisión de patógenos en un entorno hospitalario.

Tomado de sportoutdoor24.it

También puedes leer: El cuerpo envía señales de advertencia antes de aumentar de peso