Es por esto que un rico desayuno quema el doble de calorías

Aquellos que se dan el gusto de comer abundantemente por la mañana en lugar de una cena abundante, también pueden prevenir la obesidad y los problemas de alto nivel de azúcar en la sangre.

Aquellos que, debido al ritmo acelerado, renuncian a un rico desayuno tendrán que replantearse sus hábitos si se preocupan por la salud y el bienestar físico.

Según una nueva investigación publicada en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism of the Endocrine Society, de hecho, aquellos que se dan el gusto de comer abundantemente por la mañana en lugar de una gran cena pueden incluso prevenir la obesidad y los problemas de alto nivel de azúcar en la sangre. Y esto es porque te permite quemar el doble de calorías que cuando te das el gusto de una suntuosa cena.

«Nuestros resultados muestran que una comida consumida en el desayuno, independientemente de la cantidad de calorías que contenga, crea una termogénesis inducida por la dieta que es dos veces más alta que la misma comida consumida en la cena», dijo una de las autoras del estudio, Juliane Richter, de la Universidad de Lübeck en Alemania: «Este descubrimiento es significativo para todos, ya que resalta el valor de comer lo suficiente para el desayuno». Se trata del proceso conocido como termogénesis inducida por la dieta, que mide la capacidad de nuestro metabolismo y puede variar según los horarios de las comidas.

Un rico desayuno quema el doble de calorías: el estudio

Los investigadores realizaron un estudio de laboratorio de tres días en 16 hombres que habían tomado un desayuno bajo en calorías y una cena alta en calorías, y luego viceversa en una segunda ronda de análisis.

Por lo tanto, se comprobó que un consumo calórico idéntico daba lugar a valores de termogénesis inducidos por la dieta 2,5 veces más altos por la mañana que por la noche después de las comidas de alto y bajo contenido calórico y, por lo tanto, que el aumento de las concentraciones de azúcar e insulina en la sangre disminuía después de un desayuno abundante en comparación con una cena abundante.

«Recomendamos a los pacientes con obesidad y a las personas sanas que tomen un desayuno abundante en lugar de una cena abundante», dijo Richter, «para reducir el peso corporal y prevenir las enfermedades metabólicas».