LifeStyle

¿Es posible contraer el coronavirus al aire libre?

Las temperaturas más suaves del hemisferio norte hacen que la gente se quede cada vez más tiempo fuera de casa. En algunos lugares, el uso de una mascarilla contra el Covid-19 es obligatorio incluso al aire libre. Pero, ¿Cuál es el peligro real de contagio y qué probabilidad hay de contraer el nuevo coronavirus al aire libre?

La probabilidad de infección con el virus del SARS-Cov-2, tanto en su forma original del virus como en las mutaciones, es mucho menor en exteriores que en interiores. Los aerosoles -gotas de saliva expulsadas con el aire de los pulmones- desempeñan un papel decisivo en la propagación del Covid-19 y, según los expertos, se vuelven inofensivos más rápidamente al aire libre. La circulación de aire en el exterior es mucho mayor. Hay ráfagas de viento, por lo que el efecto de dispersión se produce naturalmente mucho más rápido.

Virus flotante

Birgit Wehner, especialista en aerosoles del Instituto de Investigación de la Troposfera de Leibniz, señala que las gotas caídas se secan y se disipan más rápidamente en el exterior. Por otro lado, no se puede descartar el contagio si se está al aire libre, especialmente en grandes multitudes con poca distancia interpersonal.

Los virólogos añaden que, como no es posible mantener una distancia de 1,50 a dos metros, cuando se habla en voz alta, se canta o se grita cara a cara «en lugar de una infección aerógena, puede haber una infección por gotas, el virus es prácticamente escupido».

En cuanto a las formas mutantes del coronavirus, éstas no vuelan más lejos y el hecho de que sean más contagiosas no afecta a las medidas de prevención. Por lo tanto, sigue siendo aconsejable evitar los besos y los abrazos.

La ciencia confirma que el peligro de contagio al aire libre es muy bajo: en el caso de los movimientos normales, como el de cruzarse con alguien rápidamente, es prácticamente nulo. Por ejemplo, un estudio realizado en China descubrió que de 7.324 infecciones, sólo una se produjo al aire libre.

¿Cuál es el papel del viento en la propagación del SARS-Cov-2?

Cuanto más fuerte es el viento, más se dispersa naturalmente la nube de aerosol producida. En cuanto a las fotos que se publican con frecuencia en las redes sociales en las que aparecen varios grupos sentados en el césped, uno puede estar tranquilo: mientras se mantenga la distancia mínima, es muy poco probable que un viento fuerte transporte los aerosoles lo suficientemente lejos como para infectar a un grupo cercano.

¿Importa si hace frío o calor fuera?

Esta cuestión aún no está suficientemente aclarada desde el punto de vista científico. Tras examinar las infecciones en regiones cálidas y frías, secas y húmedas de China, los investigadores estadounidenses no encontraron ninguna correlación con las condiciones climáticas y la frecuencia de la infección.

Un estudio austriaco confirma que la radiación ultravioleta destruye los virus. Sin embargo, señala que es probable que la radiación «sólo tenga una importancia reducida en el contagio directo de persona a persona», ya que la infección puede producirse en cuestión de minutos.

Las opiniones de los expertos también difieren en este punto. No se puede generalizar que haya menos peligro de contagio en el exterior durante las estaciones cálidas. En verano, en general, los niveles de radiación ultravioleta son efectivamente más elevados, pero lo son aún más cuando se practica el esquí, por ejemplo, debido al reflejo en la nieve. Además, el número de infecciones es elevado en todo el mundo, tanto en las regiones cálidas como en las frías.

¿Son los deportistas potencialmente más contagiosos?

Incluso en los encuentros con deportistas al aire libre basta con mantener la distancia mínima, aunque ellos inhalen y exhalen más profundamente, expulsando más partículas. Incluso en los deportes es necesario estar juntos durante varios minutos para que se produzca el contagio.

Por eso no hay problemas constantes ni siquiera en los deportes de contacto, como el fútbol o el baloncesto, practicados al aire libre. El problema se produce al cambiarse de ropa en la cabina o al tener que usar el baño. Se trata de lugares peligrosos, en los que hay que procurar que estén bien ventilados.

¿Son los fumadores más peligrosos que otras personas?

Hasta la fecha, ningún estudio ha relacionado el humo de segunda mano con un mayor riesgo de infección. Muchos expertos no consideran que los fumadores sean potencialmente más contagiosos, y mantienen las distancias porque el humo ya no expulsa los virus.

¿Tiene sentido llevar una mascarilla protectora al aire libre?

Es aconsejable protegerse la boca y la nariz al aire libre si no se puede mantener la distancia mínima, especialmente si hay mucha gente y no se puede evitar la multitud. Sin duda tiene sentido llevar una mascarilla, por ejemplo, cuando hay poca distancia interpersonal. Si alguien está en una parada de autobús, en una cola y se siente incómodo, por supuesto que es bueno llevar una máscara.

También puedes leer: Estos son los 7 alimentos que te ayudarán a dormir profundamente toda la noche

Publicaciones relacionadas