Cocina y recetas

¿Es posible reemplazar la fritura por alimentos horneados?

Hoy veremos una pequeña guía sobre cómo reemplazar las frituras por alimentos horneados.

Diferencias y semejanzas entre freír y hornear.

Semejanzas.

Freír, así como cocinar en el horno, son dos de los más conocidos métodos de cocción en seco. Se denominan así porque ocurren en ausencia de agua o algún líquido. En la práctica, cuando se aplica uno de estos métodos de cocción en seco, el agua que poseen los alimentos se expulsa rápidamente a causa de las altas temperaturas a las que es sometido el alimento.

Fritura.

Generalmente freír significa cocinar un alimento por inmersión en una grasa sometida a altas temperaturas. Para freír se pueden usar varios tipos de aceites y se lleva a cabo a temperaturas de 160° C a 180° C. Cuando notas que el aceite está burbujeando no es más que el agua contenida en el propio alimento que se convierte en vapor y sale rápidamente.

Hornear.

Cocinar en el horno, pese a que sea bastante seco, no lo es tanto como el de freír, debido a que el vapor brota de los alimentos de una manera menos violenta, además de quedar atrapado dentro del horno. Es un tipo de cocción muy distinta, la cual se hace por medio de la irradiación de un alimento, básicamente se cocina el aire caliente.

¿Cómo sustituir la fritura por lo horneado?

Aunque las dos técnicas de cocción son muy diferentes, en muchos casos es posible reemplazar la fritura por el horneado, y por esta razón se puede cocinar en el horno alimentos que en ciertas recetas se cocinan por medio de la fritura. Sin embargo, para obtener un mejor resultado, veamos algunas recomendaciones e indicaciones:

  • Engrasa siempre los alimentos que no hayas cocinado usando aceite o mantequilla según lo que necesites cocinar.
  • Opta por un horno eléctrico, preferiblemente con la posibilidad de ajustar la temperatura y, que al mismo tiempo, caliente desde todas las direcciones para obtener una cocción más uniforme.
  • Si quieres, puedes usar el modo ventilador del horno, ya que ayuda y promueve una corteza dorada más uniforme, sin embargo, en este caso tendrás que prestar atención a la cocción para no quemar el alimento.

Así que si quieres reemplazar la fritura por el horneado para preparar albóndigas de atún y patata o palitos de mozzarella, por poner un ejemplo, podrás lograr un buen resultado, a pesar de que no sea comparable a freír, principalmente en lo que respecta a la superficie: las albóndigas quedarán crujientes, pero definitivamente más secas, y los palitos de mozzarella posiblemente se desinflen, porque la exposición prolongada al calor más suave del horno le dará al queso tiempo para derretirse, en cambio la corteza exterior no le alcanzara el tiempo para secarse rápidamente y mantener su forma.

Publicaciones relacionadas