¿Es posible ver el coeficiente intelectual a través de una resonancia magnética?

Durante un largo periodo de tiempo se creyó que la inteligencia de las personas dependía del tamaño de su cerebro. Gracias a la creación de técnicas de resonancia magnética (IRM) se han podido mejorar los estudios que vinculan la anatomía del cerebro con las habilidades cognitivas extraordinarias a través de los test de coeficiente intelectual (CI).

Estudios realizados recientemente han descubierto una correlación entre el coeficiente intelectual alto y un cerebro grande. Sin embargo, Dominique Sappey-Marinier, investigador en neurociencia e imagen médica del laboratorio Creatis CNRSInserm dice: «Puede que sea cierto, pero los cambio son débiles y la variabilidad entre los individuos es elevada».

Las regiones cerebrales más activas en individuos con un CI alto.

Una investigación en la que se observaba al cerebro en acción a través de una resonancia magnética funcional (fMRI) comprobó que en ciertas regiones del córtex prefrontal temporal y parietal eran más activos en las personas que poseían un alto coeficiente intelectual que en las personas contenían un coeficiente intelectual estándar.

En la actualidad, los estudios que se realizan se centran en la eficiencia y organización entre las conexiones neuronales, debido a la resonancia magnética de difusión, que busca investigar la unión anatómica de nuestro cerebro. Las redes neuronales en las personas que tienen un CI alto son más unidas y poseen una organización parecida, la cual permite una rápida reacción entre las otras regiones del cerebro. No obstante, todas las investigaciones definen la inteligencia a través del cociente intelectual, un test que es fuertemente criticado, ya que no evalúa completamente las capacidades de razonamiento del ser humano.

Un alto coeficiente intelectual no tacha a una persona como un prodigio, ya que deja de lado aspectos completos de la inteligencia. Específicamente la creatividad, la capacidad de generar algo nuevo y que sea de utilidad en el entorno que nos rodea.

Pero ¿Cómo se traduce esto a nivel cerebral?

La imagen por resonancia magnética funcional (IRMf) han expuesto la activación de los córtex frontal, parietal, cingular que concuerdan con las 3 redes cerebrales. Según la neurocientífica del Brain Institute, Emmanuelle Volle: «La red por defecto encontraría espontáneamente las ideas almacenadas en la memoria. La red de control guía la búsqueda de ideas e inhibe los pensamientos inadecuados. En cuanto a la red de saliencia, serviría de interfaz entre las dos primeras y detectaría las ideas más relevantes». Entonces, una conexión más fuerte entre los 3 córtex son el secreto para ser una persona más creativa e inteligente.