Esta es la razón por la que no debes cargar tu móvil en lugares públicos

Esto no es tan inofensivo como crees y tampoco es inteligente, de hecho, es una gran trampa para la seguridad.

Nuestra dependencia del móvil ha provocado que a menudo nos encontremos con esa temida situación en la que estamos a punto de quedarnos sin batería.

En estaciones de tren, aeropuertos, centros comerciales, pabellones deportivos e incluso algunos parques … Los puntos de carga para nuestros dispositivos móviles están disponibles en todas partes en España. Si estos puntos públicos pueden salvar nuestras vidas, desafortunadamente también nos la pueden dañar. Poco protegidos, a veces son fuentes de piratería informática.

Atención al «Juice Jacking»

Instaladas en diferentes lugares públicos, los puntos de carga son pequeñas cajas equipadas con cargadores que se pueden bloquear con un código simple. Sin embargo, para infiltrarse en los teléfonos y recuperar diversos datos (bancarios, postales …), los piratas informáticos han encontrado las combinaciones. Intercambian los cargadores establecidos por los organismos oficiales por sus propios cables USB. Resultado: en minutos, acceden a toda tu información a través de un software ubicado cerca de los puntos. Esta técnica se conoce como juice-jacking, un término que acuñó el experto en seguridad Brian Krebs en 2011 y permite como decimos que un ciberatacante instale malware en tus dispositivos, además de poder modificar esos puertos para lograr copiar datos sensibles desde nuestro móvil como contraseñas o información personal.

Otras soluciones de carga

En 2018, se registraron 566 millones de casos de «juice jacking» en los puntos de carga. Eso es diez veces más que el año anterior. Para evitar contar entre las víctimas, es mejor optar por otras técnicas de carga. En su sitio web, IBM invita a las personas que tienen poca batería a cargar su teléfono inteligente en los enchufes tradicionales con sus propios cables. También puedes llevar contigo una batería externa, para que nunca te quedes sin energía.