Esta es la razón por la que nunca debes guardar los tomates en la nevera

El tomate es un alimento que prácticamente nunca pueden faltar en nuestras cocinas. Su diversidad para comerlo y su agradable sabor, los hacen esenciales para guisos, ensaladas, sopas o cremas.

Además de ser un magnífico alimento, son bajos en calorías y tienen la capacidad de darle sabor a diferentes comidas. Equivocadamente a lo largo de la historia se ha considerado como verdura, pero en realidad es una fruta rica en vitaminas, que por su buen sabor es uno de los ingredientes más utilizado en las cocinas de todos los países.

Este versátil alimento es uno de los más valiosos que la naturaleza nos ha ofrecido. Sin embargo, tratar de conservarlo en la nevera es una muy mala decisión. Y es que, un nuevo estudio ha demostrado que el intenso frío de la nevera puede reducir su sabor.

Casi siempre compramos los alimentos y al llegar a casa los guardamos cuidadosamente en la nevera, con la idea de conservarlos de la mejor manera posible para poder utilizarlos por mucho más tiempo. Por lo cual, las frutas y verduras siempre las colocamos en la canasta especial para ellas en la nevera.

Sin embargo, aunque sí existan alimentos que se deben guardar en estos lugares, hay algunos que nunca se deben guardar en la nevera, y entre ellos se encuentran los tomates.

¿Qué dice el nuevo estudio?

Un grupo de científicos estadounidenses y chinos de la Universidad de Florida, liderados por Harry Klee, demostraron que después de guardar los tomates siete días en la nevera a una temperatura de 5°C los tomates perdieron parte de su característico aroma, y luego de trasladarlos a un lugar más caliente a 20°C durante tres días más para comprobar si mejoraba su sabor y aroma, esto nunca sucedió.

Según el estudio, esto se debe a que cuando los tomates se guardan a una temperatura más baja de lo normal (menos de 12°), ellos tienden a perder su aroma y sabor. Al parecer, esto sucede cuando el frío interrumpe la maduración al obstaculizar el proceso de las enzimas que son las responsables de su sabor.

Es por ello, que mantenerlos en la nevera los haría menos deliciosos y con menos aroma, aunque su apariencia sea más brillante. La investigación se realizó con diferentes variedades de tomates, pero todos condujeron al mismo resultado.

La investigación fue publicada por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, quienes quisieron dar a conocer cómo almacenar en frío que es algo que se utiliza habitualmente para alargar la duración de las verduras y frutas, es responsable de perjudicar las propiedades y beneficios de estos alimentos.

¿Dónde debemos guardar los tomates?

Lo ideal es mantenerlos a temperatura ambiente en un lugar fresco de la cocina y en lo posible dentro de una canasta de frutas. Lo realmente importante es que los tomates estén protegidos completamente del sol y que se consuman en el menor tiempo posible, más o menos dentro de la siguiente semana de la compra.