LifeStyle

Esta es la razón por las que las galletas tipo ‘Cracker’ tienen agujeros

Se trata de un aperitivo delicioso que podemos encontrar en la despensa de casi todas las cocinas del mundo.

Las galletas saladas son una perfecta merienda para calmar el hambre cuando no hay mucho tiempo para cocinar, tienen una característica muy perceptible a la que pocas personas prestan atención: los agujeros. ¿A qué se debe su presencia?

La presencia de agujeros en las galletas no son una cuestión de decoración, tampoco son para mejorar su capacidad de absorción cuando las sumergimos en la leche, mucho menos para evitar que se rompan tras ser mezcladas con cualquier otro tipo de líquido.

La industria realiza estos orificios durante el proceso de elaboración para permitir la salida del vapor y mantener la forma de la masa en óptimas condiciones por el mayor tiempo posible. Lo cierto es que, sin la presencia de estos agujeros, el proceso de horneado no se podía realizar de la forma correcta y las galletas se hincharían, haciéndolas mucho más gruesas, además de que no podrían conseguir esa consistencia crujiente que tanto nos encanta, esto debido a que se acumularía la humedad en su interior. En pocas palabras, los agujeros tienen la importante tarea de expulsar el vapor que se produce durante la cocción de las galletas para conseguir su consistencia.

De acuerdo con Data on Food, una cuenta de divulgación científica relacionada con la seguridad alimentaria y los procesos de la industria: “Estos pequeños agujeros, además de permitir la correcta ventilación, también permiten que el vapor se disperse uniformemente durante el proceso de horneado, evitando que las galletas alteren su tamaño y sabor. Por lo tanto, si no se le hicieran estos agujeros a la masa, las galletas no se hornearían correctamente”.

Para el caso de las galletas de producción industrial, estas llevan los agujeros de forma simétrica con el fin de que el resultado sea más atractivo a la vista de los compradores. Pero, si se trata de galletas caseras, solo tenemos que hacer unos cuantos agujeros con la ayuda de un tenedor para lograr un efecto similar y una preparación completamente horneada sin complicaciones.

Es importante aclarar que la posición de los agujeros en las galletas no puede ser aleatoria. Por ejemplo, si se colocan demasiado juntos el uno del otro, el resultado no será muy agradable, ya que las galletas resultarían excesivamente secas debido a la expulsión exagerada de vapor.

De igual manera, es fundamental que los orificios tampoco se encuentren muy separados, ya que el producto terminado se caracterizaría por la presencia de pequeñas y no muy agradables burbujas en la superficie, además de que el sabor no sería de gran calidad.

Datos adicionales a tener en cuenta.

Aunque parezcan no tener mucha relevancia, la verdad es que estos agujeros entre las galletas cuentan con un nombre: se llaman agujeros de acoplamiento y se elaboran con una herramienta especial llamada acoplador de rodillos. Gracias al uso de este tipo de instrumentos, es posible evitar la formación de bolsas de aire durante la preparación de las galletas con mucha más facilidad.

Como puedes ver, hasta el detalle más pequeño y que para muchos es solo una cuestión estética, juega un papel fundamental en la preparación de los alimentos. Estamos seguros de que a partir de hoy tienes un nuevo tema interesante para una tarde de te o una salida con amigos.

Síguenos en Google Noticias