Viral

Esta madre promete dar a su hijo 1.800 dólares para que no entre en redes sociales hasta que cumpla 18 años

«Si no te registras en las redes sociales hasta que cumplas 18 años, te voy a entregar 1.800 dólares». En 2016, Lorna Goldstrand Klefsaas, una estadounidense de Minnesota, quiso acordar este reto con su hijo, Sivert. En aquel entonces tenía tan solo 12 años y la idea de su madre era tratar de mantenerlo alejado de plataformas como Facebook o Instagram antes de que cumpliera la mayoría de edad.

Así fue como, durante unos largos seis años, el adolescente resistió sus ganas de saber lo que sucedía en redes sociales. Y el pasado sábado 19 de febrero de 2022 sopló la vela de su 18º cumpleaños, embolsándose así la suma prometida por su madre años atrás. El cubrimiento de esta apuesta fue hecho por la cadena de televisión CNN.

Al cumplir los 18 años, se inscribió por primera vez en Instagram

La trasmisión de esta increíble historia comenzó con un programa de radio. Lorna Goldstrand Klefsaas escuchó a una madre estadounidense decir que le daría a su hija 1.600 dólares (unos 1.400 euros) si no entraba en las redes sociales hasta que cumpliera los 16 años. A ella le pareció una idea espectacular, por lo que decidió copiarla, añadiendo dos años más y 200 dólares adicionales.

Sivert dijo esto en la entrevista realizada por CNN: “en ese momento, solo había utilizado una plataforma de este tipo, la app llamada Snapchat, una aplicación para compartir fotos y vídeos, por lo que yo estaba muy convencido de que conseguiría la victoria, ya que no me parecía gran cosa, de hecho no tuve problema en desinstalar esa app solo un día después de probarla, ya que me pareció muy aburrida”.

Durante los seis años siguientes, el joven estadounidense aguantó pacientemente. De hecho, para el adolescente la promesa se convirtió en un verdadero reto: «Era más una cuestión de orgullo que otra cosa. Lo cierto es que no puedo decir que en más de una ocasión no pensé en abandonar» admite el joven. Durante estos años, sus amigos tenían la tarea de mantenerle al día de las tendencias que surgían en las redes sociales.

Además, el joven también dice que evitar pasar tiempo en ese tipo de plataformas le ha permitido centrarse en sus estudios o en el deporte.

Por otro lado, nada más soplar sus dieciocho velas, Sivert se apuntó a su primera red social: Instagram. Pero fue con toda la responsabilidad del asunto «Lo primero es aprender y mantener la moderación, ya que veo a mis amigos pendientes de las redes sociales en todo momento y es algo que de verdad no quisiera hacer yo».

En otras palabras, este tiempo alejado de las redes le ha permitido querer aprender a usarlas con sensatez, por lo que, a fin de cuentas, el objetivo de su madre se ha completado. Ambos aseguran durante la entrevista: «Lo cierto es que no estamos en contra del uso de las redes sociales, solo estamos a favor de que se usen correctamente y no sean el detonante de problemas o enfermedades».

Sobre el uso sensato de las redes sociales.

Una de las razones por las que esta madre prometió 1.800 dólares a su hijo fue porque había observado el uso compulsivo de las redes sociales por parte de su otra hija: «en aquel entonces pude ver cómo ella se obsesionó tanto con su Snapchat al punto en que afectó a su moral, a sus amistades y su rendimiento en general», dijo en declaraciones recogidas por NBC.

En una publicación posterior, ella asegura: «Llegar a ese acuerdo con mi hijo ha sido una de las mejores cosas que he hecho».

La historia de Lorna Goldstrand Klefsaas y su hijo Sivert nos permite entender cómo se perciben las redes sociales actualmente por parte de los jóvenes. Facebook (ahora conocida como Meta), la empresa matriz de Instagram, es supuestamente consciente de los impactos negativos que tiene la aplicación para compartir fotos y vídeos en la salud mental de las adolescentes, pero aún no se han visto estrategias para regular el uso indebido y excesivo.

Síguenos en Google Noticias