LifeStyle

Esta pequeña criatura vive en tus poros y se aparea en tu cara mientras duermes

Se alimentan de sebo y miden menos de un milímetro de largo. En nuestra cara tenemos ácaros, artrópodos infinitesimales e invisibles de nuestra piel. Por la noche, saldrán de los poros para aparearse y luego volverán a su punto de partida.

Estos son los Demodex folliculorum que, como su nombre lo indica, meriendan continuamente con nuestra piel grasa y muerta de las mejillas, la nariz y la frente. Tienen aspecto de lombriz, y pensar en ello es impresionante, pero todos, sin importar el sexo y la higiene, tenemos ácaros escondidos en los poros.

La grasa que tenemos en nuestra cara y que es producida por glándulas ocultas dentro de los poros, cerca de los de los folículos pilosos, es un manjar para los ácaros Demodex. Y no solo se limitarían a mantener controlada la grasa de nuestra cara, sino que se reproducirían poniendo huevos por la noche y sin darnos cuenta (por suerte).

Pero ¿por qué estos ácaros se encuentran justamente en la cara?

Según un estudio publicado en la revista «Clinical and Experimental Dermatology» los folículos «infestados» pueden alojar media docena de ácaros a la vez. Esto significa que esta especie de ácaros, descubierta por primera vez en 1842 y con una longitud de 0.1 a 0.4 mm y con ocho patas, vive en la cara del ser humano precisamente porque es la zona más rica en poros y glándulas sebáceas.

Suelen vivir hasta dos semanas y son tan «respetuosos» que no defecan, sino que guardan sus excrementos dentro hasta que mueren. Así es, al menos no nos defecan en la cara: esta especie de ácaros, que no es de tipo parasitario, no tiene ano, por lo que expulsa las sustancias de desecho solo una vez en la vida, mientras muere.

Además, no distinguen entre hombre y mujere, sino que están presentes según la edad: en los rostros de los niños no están presentes, por lo que se cree que se «adquieren» con el paso de los años.

Y no solo eso, parece que en las personas que sufren de rosácea, una enfermedad inflamatoria de la piel, el Demodex folliculorum está más presente: en lugar de 1-2 por centímetro cuadrado de piel, en estos individuos habría de 10 a 20 ácaros.

En cualquier caso, estos ácaros no representan una amenaza para los humanos, a menos que se acumulen en grandes cantidades, lo que a veces conlleva a una enfermedad llamada demodicosis.

En los seres humanos, la demodicosis puede causar un brillo rojo o blanco en la piel y a menudo se asocia con una disminución en la respuesta del sistema inmunológico. Sin embargo, es una enfermedad rara y la mayoría de las personas viven en paz con estos «animales pequeños» hasta la vejez.

Por lo tanto, si te estás preguntando cómo eliminar los ácaros de la piel, sepas que no se pueden eliminar. Los únicos síntomas debidos a un «exceso» de ácaros de la piel son foliculitis, la inflamación y las pústulas. Solo en estos casos es necesario visitar a un dermatólogo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *