Esta son las 7 cosas que nunca debes tirar por el fregadero

Si eres de los que acostumbra a tirar todo por el fregadero es importante que entiendas que esto no es un basurero, por lo que debes tener cuidado, ya que estás cometiendo un grave error.

Esto se debe principalmente a que estás promoviendo un daño a mediano y largo plazo, debido a una posible obstrucción en las tuberías. Las terribles consecuencias de este proceder no es solo el problema de la evacuación del agua, sino también esos horribles malos olores que se producen en las cañerías.

Al momento de lavar los utensilios que usamos, la limpieza se debe realizar con mucho cuidado, no solo por el hecho de eliminar gérmenes y bacterias, sino que antes de empezar con el lavado debemos asegurarnos completamente de eliminar todos los restos de comida.

A continuación, te indicamos las cosas que nunca debes tirar por el fregadero

Cáscaras de huevo: aunque son pequeñas y parezcan débiles para el fregadero, causan un gran daño a las tuberías, ya que son muy afiladas y terminan produciendo un gran atoramiento.

Aceite usado: aunque sea un líquido, desafortunadamente puede solidificarse, ocasionando un bloqueo en las tuberías que podría obstruirlas. Además, se debe tener conciencia que se trata de un elemento altamente contaminante. Lo recomendado es recogerlo en botellas y llevarlo a los puntos habilitados para su reciclaje.

Arroz y pastas: estos alimentos al llegar a las tuberías absorben el agua que fluye del grifo, lo que hace que se hinchen debido a su contenido de almidón, lo que ocasiona un atasco que impedirá que el agua fluya correctamente.

Granos como el café, aceitunas, uvas y cerezas: aunque sean pequeños deben evitar arrojarse por el fregadero.

Harina: es un elemento muy peligroso para el fregadero, ya que al mezclarse con el agua se podría pegar a las paredes de las tuberías. Esto causará que al abrir el grifo el agua no fluya adecuadamente y el agua subiría a la superficie.

Huesos de pollo: debido a que suelen pegarse a los platos se aconseja limpiarlos bien con papel de cocina, ya que estos huesos pueden bloquear el drenaje y las tuberías. Otro problema es la piel del pollo u otros desechos de animales, porque estos también ocasionan graves daños a las tuberías.

Medicamentos: la gran mayoría de los medicamentos al ser mezclados con agua no se disuelven completamente, lo que causa que el agua se contamine y puedan quedar estancados en las tuberías, por lo que se debe tener mucha precaución.

Cintas adhesivas y papel: tanto los adhesivos como el papel, pueden adherirse a las tuberías, dificultando el fluido del agua.

Un excelente consejo es limpiar con bicarbonato y vinagre de vez en cuando para que los fregaderos y las tuberías estén siempre limpios y sin malos olores. Debes colocar a hervir ½ de litro de agua y agregarle 200 ml de vinagre blanco, mientras hierve, introduce en el fregadero 100 gramos de bicarbonato de sodio, apaga el fuego y procede a arrojar el agua caliente con el vinagre en el fregadero, notarás una reacción efervescente pero no es nada malo. Luego tapa el fregadero y deja actuar por 10 horas. Se recomienda hacerlo una vez a la semana y por la noche.