LifeStyle

Estas son las mejores horas del día para desayunar, comer y cenar

Si te preocupas por llevar una alimentación lo más saludable posible, seguro que te gustaría saber cuáles son las mejores horas del día para desayunar, comer y cenar de forma sana.

Perder o aumentar de peso depende no solo de lo que comes, sino también de cuándo lo comes. No se trata de respetar estrictamente los mismos horarios, sino de conocer las reglas básicas sobre el consumo de las comidas. Estos son los horarios más adecuados y algunas reglas sobre las comidas principales.

Hora del desayuno

Evita desayunar después de las 10 de la mañana. Los expertos indican que la hora ideal para desayunar es entre las 7 y las 8 de la mañana, luego de las 2 horas posteriores al despertar, cuando el organismo tiende a consumir calorías mucho más rápido debido a la producción de insulina y cortisol.

Ten en cuenta que el desayuno es el momento más importante del día. Preparar tu desayuno en casa te permite escoger alimentos frescos, saludables y libres de conservantes.

Media mañana

Un bocadillo saludable a media mañana te aportará nutrientes esenciales para el organismo. Esto se debe hacer aproximadamente 3 horas después de habernos despertado. Atención, nada de tentaciones en las máquinas expendedoras: la hora en torno a las 11 de la mañana es la más peligrosa porque el apetito empieza a hacerse notar.

Comida

Según una encuesta publicada en el International Journal of Obesity, almorzar demasiado tarde tiene un efecto negativo, ya que si se come el mismo número de calorías… ¡se gana más peso!

La hora ideal para almorzar es desde las 12 hasta aproximadamente la 1 de la tarde y, en cualquier caso, antes de las 3. A esta hora el cuerpo muestra un aumento de las hormonas tiroideas: el metabolismo está al máximo y quema energía.

Hora para cenar

¿La hora ideal para cenar? De 19 a 20 horas: este hábito tiene un efecto secundario positivo porque al anticipar la hora de la cena habrá más tiempo para disfrutar del tiempo libre.

¿Qué comer? A partir del final de la tarde aumenta la producción de somatomedina y de GH, la hormona del crecimiento: su acción es bloqueada por los alimentos ricos en azúcar que, por el contrario, estimulan la insulina. Por estas razones, por la noche es preferible eliminar el hábito de los dulces al final de la comida y centrarse en los alimentos proteicos, como el pescado, la carne magra, las legumbres, que se disfrutan con una cocina sencilla, rica en especias y hierbas.

Publicaciones relacionadas