¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Estas son las razones por las que deberías mirar tus heces regularmente

¿Alguna vez has mirado dentro del inodoro después de hacer tus necesidades? Si bien puede parecer una tarea poco agradable, examinar nuestras heces regularmente puede brindar valiosa información sobre nuestra salud. Nuestros hábitos intestinales y las características de nuestras deposiciones pueden ser indicadores clave de problemas de salud subyacentes, ayudando a los médicos a diagnosticar diversas afecciones.

¿Qué componen nuestras heces?

Nuestras heces están compuestas principalmente por agua, bacterias, fibras no digeribles y desechos que el cuerpo quiere eliminar, como el colesterol. La forma y el color de nuestras deposiciones pueden proporcionar información valiosa sobre el funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

Existen diferentes categorías de heces, algunas de las cuales indican una digestión saludable, mientras que otras pueden ser señales de problemas. El color de las heces, que puede variar desde el amarillo pálido hasta el negro, también puede indicar diversos problemas de salud.

Interpretar los mensajes de nuestras heces

Colores

  • Marrón pálido a marrón medio: heces de este tono indican un intestino saludable.
  • Marrón oscuro o negro: pueden ser un signo de sangre en el tracto digestivo, lo que requiere una consulta médica.
  • Beige, gris o amarillo: estas tonalidades pálidas pueden indicar problemas con el hígado, el páncreas o la vesícula biliar.
  • Verde: un color verdoso puede deberse a alimentos verdes, medicamentos o enfermedades crónicas.
  • Rojo: a menos que hayas consumido remolacha, jugo de tomate o gelatina roja, el rojo puede ser una señal de sangre.

Formas

Foto Freepik
  • Forma de banana: indican una buena salud digestiva.
  • Trozos pequeños: deposiciones en trozos pequeños pueden ser señal de deshidratación o problemas con el hígado o la vesícula biliar.
  • Dejan rastro: heces que dejan una marca en el inodoro pueden indicar problemas de absorción de nutrientes o problemas pancreáticos.

¿Por qué hay sangre en las heces?

La presencia de sangre en las heces, también conocida como rectorragia, puede tener varias causas:

  • Hemorroides: la causa más común de sangrado rectal. El sangrado suele ser de color rojo brillante, indoloro y ocurre después de la defecación.
  • Fisura anal: frecuente en problemas intestinales crónicos o después del parto. Causa un sangrado rojo escaso.
  • Lesiones por rascado: pueden ocurrir por picazón anal debido a infecciones, eczema o psoriasis.
  • Traumatismo: procedimientos como la toma de temperatura rectal o traumas sexuales pueden causar sangrado.
  • Tumores: tanto benignos como malignos, como los pólipos o el cáncer colorrectal, pueden generar sangrado.
  • Enfermedades inflamatorias: afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal o la colitis isquémica pueden causar sangrado.
  • Úlceras: pueden provocar sangrado en las heces.
  • Medicamentos: ciertos fármacos pueden causar sangrado gastrointestinal.
  • Malformaciones vasculares: como la angiodisplasia.
  • Diverticulosis: la inflamación de los divertículos en el colon puede causar sangrado.

Significado del color de la sangre en las heces

El color de la sangre en las heces puede proporcionar información sobre el origen del sangrado:

  • Sangre roja brillante: indica un sangrado en la parte baja del tracto digestivo, como el recto o el ano, y suele ser un síntoma benigno.
  • Sangre negra: también conocida como melena, indica que el sangrado proviene del esófago, el estómago o el intestino delgado, ya que el color se debe a la digestión de la sangre.
  • Sangre mezclada con mucosidad: puede ser un signo de tumores en el ano, el recto o el colon, ya sean benignos o malignos.
  • Sangre microscópica: tan pequeña que no se ve a simple vista, solo se detecta mediante pruebas de laboratorio. Puede indicar un problema subyacente.

Es importante consultar a un profesional de la salud para investigar la causa del sangrado y recibir el tratamiento adecuado. Aunque la mayoría de los casos son benignos, nunca se debe ignorar la presencia de sangre en las heces.

La importancia del monitoreo de las heces

Examinar regularmente nuestras heces puede ser una herramienta valiosa para mantener una buena salud. Más allá de la presencia de sangre, observar la forma, el color y la consistencia de nuestras deposiciones puede ayudarnos a identificar posibles problemas de salud en una etapa temprana.

Por esa razón, no dudes en mirar en el inodoro después de cada visita al baño. Estar atento a los mensajes que tu cuerpo te envía a través de tus heces puede ser la clave para mantener una salud óptima y prevenir problemas graves a largo plazo.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira