¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Pareja

Este tipo de pareja es, según los expertos, la que tiene más probabilidades de durar

Las relaciones de pareja, al igual que los individuos que las conforman, deben hacer frente a diversos desafíos a lo largo de su desarrollo. Para superar estos obstáculos de manera conjunta, la pareja debe encontrar su propio equilibrio y aprender a apoyarse mutuamente. Pero esto no se limita únicamente a los aspectos negativos; también es crucial que los miembros de la pareja sepan reencontrarse para compartir momentos juntos, evolucionar y fortalecer sus vínculos.

Cada pareja es única, y una misma persona puede experimentar situaciones muy diferentes dependiendo de su pareja. Por lo tanto, es necesario tener cuidado de no querer aplicar reglas absolutas, ya que si bien pueden dar pautas generales, no deben seguirse ciegamente como dogmas. Sin embargo, hay ciertos ingredientes que serían particularmente importantes para asegurar la fortaleza y durabilidad de la relación.

Definir el tipo de pareja

Un estudio realizado por investigadores de Illinois se ha centrado en las dinámicas de pareja, buscando identificar qué tipo de relación permite a la pareja atravesar las pruebas y el tiempo de manera más eficaz. Tal como se menciona en un artículo de Cosmopolitan, cerca de 400 personas fueron monitoreadas para comprender los compromisos y formas de equilibrio dentro de sus relaciones.

El equipo de investigación logró definir cuatro grandes tipos de pareja, basándose en los funcionamientos y las interacciones cotidianas de cada una:

Parejas conflictivas

Estas parejas se caracterizan por tensiones casi permanentes y fluctuaciones importantes en el compromiso.

Parejas dramáticas

Muy similares a las parejas conflictivas, también presentan variaciones notables en el compromiso y una percepción negativa casi continua de su relación.

Parejas sociales

Estas parejas tienen una visión positiva de la relación y del otro, lo que les permite tener interacciones sociales más regulares y profundas.

Parejas de compañeros

Al igual que las parejas sociales, cultivan interacciones sociales elevadas, pero también tienen una mayor inversión en el desarrollo de actividades en común.

Dinámicas variables

Según el estudio, las parejas con un perfil dramático tienen más probabilidades de separarse que cualquier otro tipo de pareja. Esto se debe a que en estas dinámicas, los dos miembros no evolucionan juntos hacia un objetivo común.

En contraste, las parejas sociales y de compañeros son más capaces de encontrar un equilibrio. De hecho, estas últimas serían las que presentan el mejor potencial, gracias a su capacidad de brindar apoyo mutuo y desarrollar/mantener pasiones comunes, lo que les permite durar más tiempo.

Claves para el éxito

Lo que realmente va a condicionar el futuro de la pareja son aspectos como una comunicación benevolente, intercambios regulares y apaciguados, así como una voluntad común de progresar.

Prestar atención al otro, apoyarlo y aprender a nutrir momentos regulares de compartir son también esenciales para asegurar vínculos resistentes y duraderos. No existe una receta milagrosa, pero ciertos ingredientes sin duda les ayudarán a conservar el máximo de sabores en su relación.

Características de las parejas de éxito

Foto Freepik

Comunicación abierta y honesta

Una pareja que logra atravesar las pruebas del tiempo se caracteriza por una comunicación abierta y honesta entre sus miembros. Esto les permite expresar sus sentimientos, necesidades y preocupaciones de manera clara y respetuosa.

Compromiso mutuo

El compromiso y la dedicación de ambos integrantes de la pareja son fundamentales para su éxito. Deben estar igualmente comprometidos con el crecimiento y bienestar de la relación.

Resolución constructiva de conflictos

Las parejas duraderas saben cómo manejar los desacuerdos de manera saludable, buscando soluciones en lugar de culpar o menospreciar al otro.

Respeto y confianza

El respeto mutuo y la confianza son pilares inquebrantables de una relación sólida. Cada miembro de la pareja debe sentir que su individualidad y opiniones son valoradas.

Intimidad emocional

Más allá de la atracción física, las parejas exitosas cultivan una profunda intimidad emocional, compartiendo sus vulnerabilidades y apoyándose mutuamente.

Actividades y metas compartidas

Tener intereses, hobbies y objetivos en común fortalece el vínculo y les permite crecer juntos a lo largo del tiempo.

El papel de la flexibilidad y la adaptación

Las parejas más resilientes son aquellas que se adaptan a los cambios y retos que surgen a lo largo de la relación. En lugar de aferrarse a patrones rígidos, saben ser flexibles y ajustarse a las nuevas circunstancias.

Esta capacidad de adaptación les permite superar obstáculos, fortalecer su conexión y evolucionar juntos a medida que pasan por diferentes etapas de la vida.

La importancia del apoyo mutuo

El apoyo emocional y práctico que se brindan los miembros de la pareja es fundamental para su bienestar y crecimiento conjunto. Estar ahí el uno para el otro, celebrar los éxitos y acompañarse en los momentos difíciles, crea un vínculo inquebrantable.

Cuando los integrantes de la pareja se sienten seguros y respaldados, pueden enfrentar los desafíos con mayor confianza y dedicarse a cultivar su relación.

Cultivar momentos de conexión

Además de resolver problemas y superar obstáculos, las parejas exitosas dedican tiempo y esfuerzo a nutrir momentos de conexión y disfrute mutuo. Actividades como citas, viajes, hobbies compartidos y celebraciones fortalecen el vínculo emocional y mantienen viva la chispa de la relación.

Estos momentos de intimidad y complicidad les permiten recargar energías, recordar por qué están juntos y revitalizar su compromiso.

El valor de la gratitud y la apreciación

Expresar gratitud y aprecio por el otro es un gesto sencillo pero poderoso que puede marcar la diferencia en una relación. Reconocer y valorar las cualidades, los esfuerzos y los gestos del compañero ayuda a que ambos se sientan vistos, valorados y motivados a seguir invirtiendo en la relación.

Cultivar una actitud de aprecio mutuo fomenta la positividad, la empatía y el deseo de seguir creciendo juntos.

Importancia de la individualidad

Si bien la pareja es una unidad, es crucial que cada miembro mantenga su propia identidad, intereses y redes sociales. Esto les permite aportar diferentes perspectivas, enriquecer la relación y tener un espacio de desarrollo personal.

Respetar y apoyar la individualidad de cada uno es clave para evitar la codependencia y asegurar una relación saludable y duradera.

El papel del autoconocimiento

Conocerse a sí mismos y ser conscientes de sus fortalezas, debilidades, necesidades y patrones de comportamiento, ayuda a los miembros de la pareja a comprenderse mejor mutuamente. Esto les permite comunicarse de manera más efectiva, negociar y resolver conflictos de forma constructiva.

El autoconocimiento también les permite identificar áreas de crecimiento personal y trabajar en ellas, lo que se traduce en una pareja más madura y resiliente.

1/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira