Esteatosis hepática: ¿Por qué el hígado acumula grasa y qué hacer al respecto?

La esteatosis hepática metabólica depende en primer lugar de nuestros malos hábitos. A continuación te explicamos cómo lidiar con ello.

Normalmente el 5% de los hepatocitos, las células del hígado, contienen grasa. En el caso del hígado graso, el porcentaje es mayor y se dirige progresivamente hacia la esteatosis hepática.

¿Por qué el hígado engrasa?

En primer lugar, depende de nuestros malos hábitos. Una dieta alta en calorías, especialmente cuando se combina con una escasa actividad física, es un enemigo para la salud del hígado. Por eso es que las personas con sobrepeso son más propensas a desarrollar un hígado graso. La genética también contaría, como se ha verificado.

¿Cómo se descubre el hígado graso?

El método más simple es el ultrasonido, que permite ver si el hígado es hiperreflexivo. Si no hay patologías particulares, el hígado graso es una manifestación del síndrome metabólico, caracterizado por el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, la hipertensión, el aumento de los triglicéridos, la disminución del colesterol bueno. En las personas con esteatosis hepática, es necesario evaluar si existen estos cuadros, en particular la intolerancia a la glucosa y la diabetes. La base de la esteatosis hepática es la resistencia a la insulina. Los pacientes con hígado graso tienen un riesgo de desarrollar diabetes 3 o 4 veces mayor que los que no lo padecen.

Cómo lidiar con el cuadro

La única terapia para la esteatosis hepática metabólica hasta la fecha es un estilo de vida adecuado. Para la nutrición, lo ideal es confiar en la dieta mediterránea. Es indispensable la reducción de calorías, si la persona tiene sobrepeso, y la actividad física regular. Estas son indicaciones generales, para cada cuadro específico siempre debe consultar a su médico.

También puedes leer: Presión arterial alta, cómo bajarla eligiendo los alimentos adecuados