Esto es lo que debes hacer cuando tu móvil cae al agua

Aquí están los pasos para tratar de limitar el daño de los smartphones cuando caen al agua:

  1. Saca tu teléfono móvil del agua en el menor tiempo posible. Los segundos, no los minutos, son preciosos y un retraso puede ser decisivo.

2. Apágalo y no cometas el error de encenderlo inmediatamente. Basta con pulsar las teclas para mover el líquido en los circuitos, y eso sería el final de todo.

3. Retira inmediatamente la batería, la tarjeta SIM y la tarjeta SD.  Quita del aparato todo lo que se pueda secar por separado. Las tarjetas Sim, por ejemplo, pueden sobrevivir al agua, pero ciertamente no al calor excesivo.

4. No uses el horno para secar el teléfono móvil, ni tampoco sus partes. El calor puede deformar los circuitos y todas las partes internas del teléfono móvil.

5. No utilices el secador de pelo, que puede causar otros daños al empujar el agua dentro del teléfono móvil.

6. Absorbe el exceso de agua con la ayuda de una toalla de algodón. Nunca lo hagas con toallas de cocina de papel pues los residuos podrían causar otros problemas a tu teléfono.

7. Deja secar, sin encender, durante al menos 24 horas en verano y 48-72 horas en invierno.

8. Luego de haber secado tu smartphone y sus piezas removibles, coloca todo esto en un recipiente con arroz, esto con el fin de que se absorba la humedad que quede en los componentes. Si tienes gel de sílice, también lo puedes utilizar para quitar los residuos de agua.

9. Vuelve a montar el teléfono móvil, con la batería y las tarjetas, cárgalo y vuelve a encenderlo.