Estos son los 4 pilares claves que enumera Bill Gates para derrotar al coronavirus

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, reveló el martes los 4 pilares que su Fundación Bill y Melinda Gates considera fundamentales en la lucha contra la pandemia. Según el multimillonario estadounidense, las vacunas, el desarrollo de herramientas de diagnóstico, los tratamientos y las formas de proteger a las comunidades vulnerables son esenciales para vencer al coronavirus.

Durante la reunión anual del Fast Company Impact Council, Gates indicó que en la actualidad se están llevando a cabo más de 100 proyectos diferentes para desarrollar una vacuna contra el coronavirus, de los cuales al menos una docena están dirigidos por empresas con un historial de obtención de aprobaciones gubernamentales para la producción de vacunas. Por lo tanto, el multimillonario ha expresado su confianza en que una de esas vacunas esté lista para el próximo año.

Bill Gates y su lucha contra el coronavirus

«Sólo la amplitud de ese portafolio que utiliza todas las técnicas que usamos para crear las vacunas y algunas nuevas me hace esperar que para el 2021 una de estas vacunas funcione», dijo. «El sueño sería tener 14.000 millones de dosis y llegar a todos de la noche a la mañana».

Por otra parte, Gates subrayó la importancia de utilizar mascarillas para detener la propagación del virus. «No llevar mascarillas es difícil de entender, porque no es tan molesto», dice. «No es costoso, pero algunos piensan que es una señal de libertad o algo así, a pesar del riesgo de contagiar a otras personas».

También culpó a los líderes mundiales, a los expertos en salud pública y a los que difunden «ideas locas» en las redes sociales por no haber avanzado lo suficiente en la lucha contra el virus.

«¿Pueden los medios de comunicación ser más útiles en estas cuestiones? ¿Qué creatividad tenemos? Desafortunadamente, las herramientas digitales probablemente han contribuido claramente a la difusión de lo que considero ideas locas», declaró Gates.

También puedes leer: Melbourne vuelve a estar cerrada. Y tiene que ver con una historia de sexo