Estos son los hábitos alimenticios correctos para tu perro

Unos hábitos alimenticios correctos para tu perro son muy importantes para su cuidado y salud en general. Las mascotas domésticas tienen derecho a disfrutar de una dieta lo más adecuada posible a sus necesidades nutricionales y una correcta administración de las comidas.

Un suministro adecuado de alimentos conduce a una excelente relación con las mascotas, sin permitirles aprender y consolidar comportamientos incorrectos que podrían comprometer una convivencia pacífica con la familia o sin arriesgarse a afectar negativamente la salud de los dueños, por falta de lo más básico. normas de comportamiento.

Hábitos alimenticios correctos para tu perro

La alimentación requiere que la ración se le muestre al perro y se deje a su disposición durante un período de tiempo limitado, tras el cual, independientemente de si el recipiente está vacío o lleno, debe retirarse.

Los hábitos alimenticios correctos son importantes, no sólo para los humanos, sino también para los perros. Los procedimientos que deben adoptarse para la alimentación no parecen ser conocidos por todos los propietarios de mascotas, al menos a juzgar por el comportamiento que, lamentablemente, muchos compañeros tienden a mantener.

Primera regla: nunca dejarles la comida disponible

A menudo la comida se deja a disposición del perro, un mal hábito por varias razones. La comida es un recurso primario, fundamental para la vida. Si su perro se acostumbra a tenerla, perderá rápidamente el interés en ella o lo aprovechará, comiéndola más allá de la satisfacción de sus necesidades. El mejor método es proporcionar la ración de comida y dejarla disponible para el perro durante un período de tiempo (20-30 minutos), al final del cual se retira el bol. Al hacerlo, el animal comienza a tomar el alimento en el momento correcto y a tener el enfoque adecuado con la comida diaria.

Cómo comportarse con el cachorro cuando no tiene apetito

Otro problema puede ocurrir cuando los cachorros omiten las comidas y esta situación se vuelve recurrente en una etapa muy delicada del desarrollo de sus huesos y sus músculos. Cuando se presenta el caso de un cachorro sin apetito, una estrategia puede ser crear una especie de competencia alimenticia alimentando a los cachorros en varios tazones a la vez y prestando atención a la voracidad o el dominio de los más activos. Si este método no funciona, es muy importante que consulte a su veterinario lo antes posible.

También puedes leer: Bañarse con frecuencia o con productos incorrectos ¿Qué le pasa a nuestra piel?