Estos son los riesgos del uso de auriculares. ¡Ten cuidado!

Aunque no lo creas, no son solo los teléfonos los que pueden almacenar un gran número de bacterias. De hecho, los accesorios que usamos con mucha frecuencia como cargadores y auriculares pueden ser potencialmente dañinos para nuestra salud. Hoy veremos los motivos por los que los auriculares pueden ser un problema para la salud.

Los auriculares siempre han representado un riesgo altamente contaminante, especialmente si se olvida limpiarlos o desinfectarlos con frecuencia para evitar el almacenamiento de la suciedad y bacterias. Es precisamente el hecho de llevarlos todo el tiempo lo que aumenta exponencialmente el riesgo para nuestra salud, sobre todo el área central del auricular que se expone directamente al orificio de los oídos.

De hecho, nuestros oídos siempre están llenos de cera, piel muerta y bacterias, a menudo, cuando nos quitamos los auriculares, es posible notar algunos restos de estos elementos en su superficie, sobre todo si no lavamos cada día esta zona adecuadamente por algunos descuidos entre la rutina diaria. El cerumen no es particularmente dañino, de hecho, es un producto hecho por nuestros oídos que tiene como objetivo limpiar el canal auditivo de los gérmenes y el polvo. También es normal tener una flora bacteriana desarrollada sin que se genere una infección en el interior de los oídos, el problema es que si estos gérmenes superan un determinado umbral especial, pueden provocar serios problemas de salud.

Teniendo en cuenta esta información, las bacterias presentes en los auriculares pueden cambiar el equilibrio de la flora bacteriana presente en los oídos, debido a que son capaces de agregar más gérmenes al interior y aumentar demasiado su población.

¿Cómo sucede esto? Los auriculares recogen restos y bacterias de otras superficies, ya sea de las mesas, bolsos, bolsillos u otras partes del cuerpo. Todos estos restos y superficies en las que se colocan los auriculares hace que se vuelvan un verdadero medio de transporte para las bacterias que pueden multiplicar la flora viva dentro de los oídos. Considera que todas las cosas con las que tus auriculares entran en contacto a lo largo del día pueden ser recogidas por el accesorio y terminar invadiendo tus oídos.

Todo esto ha sido mencionado sin agregar que cuando compartes tus auriculares con otras personas puede ser igual de contaminante y es algo que muchos expertos recomiendan no hacer. La razón sigue siendo la misma: las bacterias se transfieren del oído de una persona a otra por medio del auricular que se comparte, introduciendo nuevos gérmenes tanto en nuestro oído como en el oído de la persona receptora, duplicando así la flora de ambas personas. Por si fuera poco, en el momento en que usamos los auriculares, se crea una especie de cámara sellada que puede atrapar humedad en los oídos, permitiendo así un ambiente perfecto para que las bacterias se desarrollen.

Como resultado, el riesgo de que se desarrolle una infección por el desequilibrio de la flora bacteriana o el contacto de los gérmenes con una herida abierta aumenta inesperadamente, lo que conlleva a varias complicaciones como la otitis, los hongos y las pústulas.

La buena noticia según los expertos es que enfermedades como la gripe y el resfriado común no pueden ingresar en nuestro organismo por medio de los oídos, pero sí pueden hacerlo por nuestra boca si llega a entrar en contacto con unos auriculares sucios. Entonces ¿Cómo se pueden reducir los riesgos de sufrir alguna complicación por culpa de nuestros auriculares? Lo primero siempre va a ser desinfectar al menos una vez al día estos accesorios, si no puedes hacerlo diariamente, con una vez a la semana si no los compartes o usas excesivamente bastaría.