¿Por qué el estrés te hace sudar?

Todos sabemos que una emoción fuerte como una cita amorosa o un examen final, pueden provocar sudoración. Entonces, ¿cómo explicamos que el estrés nos hace sudar?

Manchas bajo los brazos, manos que de repente se ponen sudorosas … Cada uno de nosotros hemos experimentado esa incomoda sensación de sudar en un momento de estrés.

Los latidos del corazón o la sudoración son solo dos ejemplos de fenómenos que están completamente fuera de nuestro control. Son manejados por un sistema nervioso autónomo llamado sistema neurovegetativo. En respuesta a una situación emocional como el estrés, este sistema nervioso liberará ciertas hormonas conocidas como las catecolaminas.

El nivel de catecolamina en la sangre aumenta, causando cambios fisiológicos, incluyendo la sobreexcitación de las glándulas sudoríparas. Esto explica la sudoración excesiva en momentos de estrés.

Aquí te dejamos algunos puntos o ideas importantes que pueden ayudar a solucionar esta situación:

Evita la comida picante, la nicotina y el alcohol. La cafeína también aumenta los niveles de adrenalina, lo que genera posibilidades de sudar más.

Usa ropa que permita que tu piel respire: las fibras naturales como el algodón son las mejores para controlar la sudoración por estrés.

Lleva siempre contigo pañuelos de papel para secar tu piel o tu ropa.

Mantén tu cuerpo hidratado. Si está deshidratado, transpirará más para regular la temperatura.

Aunque no sea fácil, trata de encontrar maneras de mantenerte tranquilo. Mucha gente lidia con el sudor por estrés respirando profundamente, escuchando música o saliendo a caminar. Encuentra cuál es la mejor opción para ti.