Evita tener las manos y los pies fríos con estos remedios caseros

La sensación de manos y pies fríos es bastante común durante los meses de invierno y las más afectadas suelen ser las mujeres.

Los síntomas de manos y pies fríos son muy comunes durante los meses de invierno y fin de año, pero hay algunas personas que sufren más las complicaciones que otras. Las mujeres suelen ser las más afectadas y las causas pueden ser muchas: Una vida extremadamente sedentaria, sobrecargas hormonales, problemas de circulación y el tabaquismo.

Estos síntomas están relacionados con otras enfermedades como la ansiedad generalizada y el estrés que afectan al ritmo de la respiración. De esta manera el cuerpo es incapaz de regularse a sí mismo, comprometiendo el flujo de sangre a las extremidades del cuerpo.

El fenómeno de Raynaud.

Se trata de una afección caracterizada por una sensación de entumecimiento y frío en áreas del cuerpo en circunstancias inesperadas. En este fenómeno, las arterias más pequeñas encargadas de suministrar sangre a la piel pasan por una vasoconstricción excesiva como respuesta a la sensación de frío, lo cual limita la circulación de sangre al área afectada.

Los más afectados suelen ser los dedos de las manos, los pies, las orejas y la punta de la nariz, los cuales se sienten entumecidos como respuesta ante el frío o el estrés, y suelen estar acompañados de dolor intenso. Estos síntomas se producen con mayor frecuencia en invierno y no se trata de una patología grave, pero puede relacionarse con el hipotiroidismo.

Ahora veamos algunos trucos valiosos para tratar estos síntomas y reducir especialmente el dolor causado por el entumecimiento.

5 remedios naturales útiles para tratar las manos y los pies fríos

Para combatir el frío del cuerpo, especialmente de las manos y los pies, es necesario abrigarse mejor, hacer ejercicio y consumir bebidas calientes. Veamos algunas soluciones prácticas para probar y encontrar la solicitud más efectiva para cada caso particular.

Usa especias

Varios tipos de especias permiten sentir una agradable sensación de calor, motivo por el que se recomienda condimentar los platos con algunos de estas. Las más recomendadas suelen ser el chile o el tabasco, los cuales estimulan la circulación. El jengibre también es óptimo para este tipo de tareas, se usa principalmente en infusiones de hierbas.

Date baños fríos y calientes

No solo los baños calientes son eficaces, las duchas alternadas con chorros fríos y calientes son útiles para potenciar la circulación. De esta manera, también se puede mejorar la elasticidad de la piel y la capacidad de reacción de los vasos sanguíneos ante los cambios de temperatura.

Ropa más calurosa o abrigada

Sin duda, la mejor opción para combatir el frío es abrigarte mejor. Empieza a abrigarte más y usa ropa que te permita mantenerla por horas. Tampoco olvides abrigarte bien y regular la calefacción aunque estés en casa.

Masajes para mantener la circulación activa

Realizar un masaje diario, aunque sea por unos pocos minutos activa la circulación durante varias horas y brinda una sensación muy particular de bienestar. Puedes usar masajeadores para frotar desde los pies hasta las piernas haciendo movimientos circulares.

Actividad física regular

Basta con correr o hacer algo de caminata rápida durante al menos 40 minutos para entrar totalmente en calor durante un buen rato. Lo más importante es mantenerse en movimiento para evitar el sedentarismo excesivo y reactivar la circulación con pausas activas a lo largo del día.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address