Salud

Evitar el cáncer comiendo mejor

De los 240,000 nuevos casos de cáncer registrados cada año en Francia, 100,000 podrían evitarse si acordamos cambiar un poco nuestros hábitos alimenticios. Ya, en la antigua Grecia, algunos médicos sospechaban una relación entre la dieta y el cáncer. Más cerca de casa, a principios del siglo XX, los especialistas comenzaron a aconsejar a sus pacientes para evitar el exceso de peso y consumir más productos vegetales para reducir el riesgo potencial de un tumor.

Causas y factores de riesgo del cáncer.

Los cánceres son enfermedades multifactoriales en las que participan factores biológicos individuales, como predisposiciones genéticas y factores relacionados con el comportamiento individual y el medio ambiente en general.

Los estudios han demostrado científicamente que más del 70% de los cánceres se deben a factores ambientales y al menos el 60% a hábitos alimenticios como el consumo excesivo de alcohol, tabaco, pero también a ciertos alimentos. A esto se suma la exposición a sustancias químicas, al sol o virus o al estilo de vida sedentario.

Muchas investigaciones están en curso en todo el mundo, lideradas por verdaderos detectives de cáncer, para confirmar el vínculo entre la nutrición y el cáncer. Es completamente posible e incluso necesario para la prevención del cáncer. Es en los cánceres de mama, colon-recto y pulmón que la prevención a través de los alimentos puede ser la más efectiva.

Medidas simples contra el cáncer.

Estos son a menudo los mismos alimentos que protegen el corazón y el cerebro mientras desempeñan un papel preventivo en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Nuestra dieta debe ser, sobre todo, diversificada, equilibrada y rica para mantenerse saludable durante el mayor tiempo posible.

Cáncer de colon-recto

  • Comer más frutas y verduras
  • Limitar el consumo de alcohol, carnes y embutidos.
  • Practicar actividad física regular.

Tales medidas evitarían hasta 23,000 casos nuevos por año, una disminución de 20 a 30%.

Cáncer de pulmón

  • Dejar de fumar
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras

Estas medidas ayudarían a prevenir casi 5,000 nuevos casos de cáncer al año, una disminución de 20 a 30%.

Cáncer de mama

  • Consumir más verduras, legumbres (lentejas, judías, garbanzos …), cereales (arroz, pasta, pan).
  • Reduce tu consumo de alcohol.
  • Mantener un peso equilibrado.
  • Hacer ejercicio regularmente (caminar, nadar, montar en bicicleta, etc.)

¿Qué alimentos deberían favorecerse para prevenir el cáncer?

Las personas en el sudeste asiático que consumen muchos vegetales y frutas tienen menos cánceres digestivos (boca, faringe, laringe, nasofaringe, esófago, pulmón, estómago y colon-recto) o dependientes de hormonas que los estadounidenses o europeos del norte. Lo mismo ocurre con los habitantes de ciertos países mediterráneos donde el consumo de vegetales es alto en comparación con el de las proteínas de origen animal, los lípidos y los azúcares.

Favorecer al máximo las frutas y las verduras

La prevención del cáncer no se limita a un alimento milagroso. Nuestra dieta debe, sobre todo, incluir productos vegetales que reduzcan la aparición de cáncer y eviten el riesgo de sobrepeso y obesidad. Sin embargo, los franceses rechazan las verduras y frutas. Los adultos consumen un promedio de 285 g por persona por día, mientras que deben comer al menos 400 g, y preferiblemente 800 g. Esta recomendación corresponde a 2 platos de verduras y 2 a 3 frutas al día.

Las frutas y los vegetales, gracias a las vitaminas C y E que contienen, así como a los polifenoles y carotenoides, pueden combatir la oxidación de las células y, por lo tanto, las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Luchar contra el exceso de peso y practicar deportes.

¿Frescos, enlatados o congelados? ¿De la agricultura ecológica o tradicional? No parece que influye en la calidad de las verduras para la prevención del cáncer. Sin embargo, las frutas y verduras frescas y de temporada tienen mejor sabor: es un «plus» para quienes no les gustan.

Por otro lado, las legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles rojos o blancos) son una fuente importante de folato (vitamina B9) y polifenoles que pueden combatir la proliferación de células cancerosas. De manera similar, parece que disminuyen la secreción de insulina, una hormona producida por el páncreas durante la digestión, lo que ralentiza la proliferación de células en el cuerpo. Es a través de este mismo mecanismo que el deporte y la pérdida de peso en caso de obesidad también reducen el riesgo de cáncer.

Luchar contra un estilo de vida sedentario.

La lucha contra la vida sedentaria es ahora parte de la lucha contra el cáncer en todos los países desarrollados. En particular, debido a que la falta de actividad física es un factor de la obesidad y que en las personas con sobrepeso, la frecuencia de los cánceres de colon, endometrio y mama es la más alta.

Asegurar un buen balance nutricional desde la infancia.

Los lípidos son esenciales para la construcción de nuestras células. Por otro lado, comer demasiada grasa es uno de los factores más importantes en el cáncer de mama, próstata, colon y recto. Una actitud de sentido común es variar sus fuentes de grasa, comer menos grasa, reservar la mantequilla cruda con sándwiches de desayuno, altérnelo con aceite de oliva y aceite de colza o el llamado aceite combinado para cocinar y condimentar verduras crudas.

En cuanto a la proteína animal, siempre necesita más variedades con no más de 300 gramos de carne roja por semana. Para pescados, mariscos, huevos y aves de corral, es recomendable consumirlos al menos dos veces por semana.

¿Conoces otros alimentos para priorizar y prevenir el cáncer? Siéntete libre de compartirlos en comentarios. Estaremos encantados de leerte.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.