Alimentos que hay que evitar y los que se deben comer para dormir bien

Mucha gente no piensa en ello, pero lo que comes antes de irte a dormir es determinante para tener o no un buen descanso. La actividad del sistema digestivo se reduce significativamente durante la noche, y por esta razón, para tener un buen sueño reparador y para no aumentar de peso, es esencial prestar mucha atención a los alimentos que elige comer durante la cena.

Averigüemos cuáles son los alimentos que hay que evitar y los que debemos preferir, para reducir el insomnio y los trastornos del sueño y, finalmente, poder disfrutar de un sueño regenerador.

Alimentos que debemos evitar para dormir mejor

El chocolate, el alcohol, el té y el café son alimentos que estimulan el sistema nervioso central y periférico, tanto que afectan negativamente el ciclo normal del sueño. De hecho, la sensación que sigue a la ingestión de estos alimentos es la de la euforia y la resistencia a la fatiga: sin duda, dos efectos que alteran el sueño.

El alcohol, en particular, es también responsable de la alteración del sueño; si quiere dormir tranquilo, intente metabolizar el alcohol tomado antes de irse a la cama: para una cantidad moderada, equivalente a un par de vasos de vino, el tiempo necesario es de al menos 60-80 minutos.

Frutos secos

Los frutos secos tienen muchos beneficios para la salud de nuestro cuerpo: las almendras, las nueces, las avellanas y los pistachos, de hecho, son ricos en ácidos grasos insaturados, grasas vegetales «buenas» que ayudan a regular los niveles de colesterol en la sangre, y son capaces de acelerar el metabolismo, por lo que su consumo suele asociarse a dietas de adelgazamiento. Sin embargo, se recomienda su consumo en la cena sólo en cantidades mínimas, precisamente para evitar los efectos estimulantes.

Quesos

Los quesos son parte de los alimentos que usted no debe comer antes de ir a dormir. Contiene tiramina, un aminoácido que actúa como estimulante y lo mantiene despierto y, entre otras cosas, también puede causarle dolores de cabeza.

Sin embargo, sepa que comer productos lácteos como el yogur y la leche puede ayudarlo a conciliar el sueño porque pueden ayudar a reducir el estrés y estabilizar las fibras nerviosas del cerebro, lo que nos hace sentir tranquilos y relajados.

Entonces sí a un vaso de leche, no a un sándwich de queso fresco o sazonado.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Carne roja

En la cena, la carne roja debe ser evitada o incluso eliminada, especialmente para aquellos que ya sufren de insomnio. De hecho, este tipo de carne contiene un aminoácido (tirosina) que actúa como estimulante mental y altera el curso normal del ritmo de sueño y vigilia. Es mejor optar por la carne blanca (como la de pollo, pavo y conejo) o el pescado; este último, especialmente en las variedades azules, también contiene una cantidad considerable de ácidos grasos esenciales (Omega 3), que contrarrestan la producción de radicales libres y la formación de colesterol.

Los alimentos que debes comer para mejorar el sueño

La avena

Es una fuente natural de melatonina, una hormona que regula el ciclo de sueño-vigilia, y es rica en calcio y magnesio, sales minerales que promueven la relajación. También tiene un efecto reequilibrador en el sistema nervioso, contrarrestando la dificultad para dormir.

Los plátanos

Contienen vitamina B6, magnesio, potasio y triptófano, lo que ayuda a la relajación muscular y estimula al cuerpo a producir serotonina, la «hormona de la felicidad» que promueve el equilibrio mental, mejora el estado de ánimo y combate los trastornos del sueño.

Las cerezas

Son una fuente natural de magnesio (9mg/100 gr), un mineral que ayuda a descansar mejor porque promueve la relajación muscular. Una deficiencia puede causar ansiedad, agitación, nerviosismo e insomnio.

Es importante tener en cuenta que la última comida del día debería, de hecho, tener lugar unas tres horas antes de acostarse; Esto se debe a que la digestión es un proceso bioquímico activo que involucra mucha energía en el cuerpo: aumenta la tasa metabólica basal, el ritmo cardíaco, la presión, la ventilación y la termogénesis. Como resultado, ir a dormir sin digerirlo ciertamente afectará la calidad del sueño.