LifeStyle

Explican los motivos por los que no debes dormir con una luz encendida

Apagar la luz y cerrar las cortinas es uno de los consejos más comunes para dormir plácidamente. Pues bien, recientemente una investigación llegó a la conclusión de que una noche de descanso con una cantidad moderada de luz también puede tener efectos negativos en la salud cardiovascular y metabólica.

La Dra. Phyllis Zee, es autora principal del nuevo estudio y directora del Centro de Medicina Circadiana y del Sueño de la Universidad Northwestern. Los resultados de su investigación señalan que la exposición a la luz durante el sueño puede ser perjudicial en varios aspectos y puede aumentar la probabilidad de padecer varios tipos de enfermedades crónicas.

Sobre los efectos fisiológicos de la luz.

El pequeño estudio contó con 20 personas y se enfocó en medir los efectos fisiológicos de 100 luxes de luz artificial en adultos sanos mientras estos se encontraban durmiendo.

En su informe, la autora explica: «Esta cantidad de luz es suficiente para poder ver alrededor, pero no es suficiente como para leer cómodamente». Todos los participantes tuvieron que pasar la primera noche durmiendo en una habitación casi oscura. La noche siguiente, la mitad de ellos durmió en una habitación más iluminada, ubicando una luz sobre sus cabezas.

Se diseñaron algunas pruebas para determinar los efectos de la exposición a distintas cantidades de luz.

Mientras los voluntarios descansaban, se registraron sus ondas cerebrales y midieron las variaciones de su ritmo cardíaco. Al llegar la mañana se le dio a ambos grupos una gran dosis de azúcar para ver cómo respondían sus sistemas a un pico de este tipo. Los resultados se publicarán este mes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Donde se mostraran claramente las diferencias entre los dos grupos.

Hasta el momento se sabe que, a diferencia de los que pasaron las dos noches en la oscuridad, el grupo expuesto a la luz tuvo una frecuencia cardíaca elevada durante la mayoría de la noche y presentaban una mayor resistencia a la insulina una vez que llegaba la mañana. Esto quiere decir que tuvieron más problemas para volver a tener el azúcar en sangre en un rango normal.

¿La luz puede alterar el funcionamiento del metabolismo?

Al parecer, este estudio permite llegar a la conclusión de que tener la luz encendida altera a la calidad del sueño. Sin embargo, no se evaluó este efecto secundario en las personas con la sala iluminada y los participantes dijeron dormir bien en general.

Además, los investigadores también midieron cuidadosamente los niveles de melatonina. Esta es una hormona que contribuye a la sincronización de los ritmos circadianos y favorece el sueño. Por si no lo sabes, la melatonina suele estar suprimida durante el día y aumenta durante la noche.

Los estudios demuestran que la luz artificial por la noche puede suprimir los niveles de melatonina y los científicos han encontrado una relación entre la alteración de esta sustancia y varias enfermedades, entre ellas se encuentran el cáncer y la diabetes. Aunque incluso en este caso el estudio no encontró pruebas de que los niveles de melatonina fueran más bajos entre las personas que dormían con la luz encendida.

Sobre la luz y melatonina.

Zee y su equipo consideran que la exposición a la luz sin importar la cantidad es suficiente para activar el brazo simpático del sistema nervioso autónomo, responsable de la respuesta de lucha o huida del cuerpo. Este sistema debería estar en calma mientras se duerme, ya que el cuerpo entra en un estado parasimpático, cuando el ritmo cardíaco y la respiración del cuerpo disminuyen.

Por otro lado, los cambios en la función cardiovascular son una señal de que la pequeña cantidad de luz fue suficiente para cambiar el sistema nervioso a un estado más activo y de alerta: «Es casi como si el cerebro y el corazón detectaran cuando hay luz sin tener en cuenta que el cuerpo se encuentra dormido», agrega la experta.

El Dr. Chris Colwell asegura que este estudio es un ejemplo claro de cómo incluso una exposición a la luz relativamente débil puede alterar nuestro ciclo de sueño-vigilia. Asegurando que los hallazgos tienen sentido porque el sistema nervioso autónomo tiene un sólido ritmo diario: «Hay muchas acciones coordinadas que deben ocurrir para conciliar correctamente el sueño, y todo esto es coordinado por el sistema nervioso autónomo», agrega Colwell.

¿Un posible aumento de enfermedades crónicas?

Colwell señala que ya se pueden encontrar publicadas varias investigaciones y estudios poblacionales que demuestran que la alteración de los ritmos circadianos dificulta la regulación de los niveles de glucosa en sangre.