Actualidad

Ferrero decide dejar de utilizar aceite de palma producido en Malasia para luchar contra la explotación laboral

En los últimos días, Ferrero ha anunciado que dejará de comprar aceite de palma a la empresa malaya Sime Darby, líder en el sector de la producción de aceite de palma sostenible, al conocer una investigación de las aduanas estadounidenses que revelaron la explotación de sus trabajadores. Actualmente, Sime Darby representa al 0,25% del volumen de aceite de palma que es empleado por Ferrero.

Ferrero sigue empleando aceite de palma para la preparación de Nutella y otros productos de la marca, ya que se trata de un ingrediente clave para dar suavidad y vida útil a sus productos. En más de una ocasión, esta compañía ha asegurado que solo utiliza aceite de palma sostenible certificado, confirmando que cerca del 85% procede de Malasia.

En un informe reciente, el gigante del chocolate (que se encuentra luchando con el asunto de la salmonela que ha contaminado la planta de Arlon, en Bélgica) decidió dejar de adquirir el aceite de palma que se produce en la plantación de Sime Darby. Según la información publicada, Estados Unidos dio a conocer que tenía pruebas de que la empresa usaba mano de obra forzada para producir el aceite, el cual después era exportado a Italia y muchos otros países. Esto ha sido un duro golpe, ya que Sime Darby es, nada más y nada menos, que el líder en la producción de aceite de palma sostenible en su país.

La investigación realizada por las aduanas estadounidenses para conocer las condiciones de trabajo en el sudeste asiático durante los dos últimos años ha revelado la realidad de muchas empresas, motivo por el que se ha prohibido la entrada al país a seis productoras en lo que va transcurrido del año por motivos ligados a la explotación laboral. Un dato interesante a tener en cuenta es que en las plantaciones de Malasia, más del 80% de los trabajadores son inmigrantes de países como Indonesia, India y Bangladesh.

Reuters explica que, por medio de un correo electrónico, Ferrero dijo lo siguiente:

“El pasado 6 de abril pedimos a todos nuestros proveedores directos que dejaran de suministrar a Ferrero aceite de palma y aceite de palmiste que fuese procedente de Sime Darby hasta que se haga un nuevo aviso. A partir de este momento, Ferrero acatará la decisión del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos”.

Además, la empresa también declaró que sus productos y marcas disponibles en Estados Unidos dejaron de abastecerse del aceite de Sime Darby a partir de enero, y que, entre otras cosas, la empresa actualmente compra relativamente poco aceite de palma a esta multinacional malaya y, de todos modos, nunca ha sido su fuente de abastecimiento principal.

Teniendo en cuenta lo correcto de la decisión, la cual se suma a las de muchas otras empresas estadounidenses, actualmente la reputación de Sime Darby está en juego, de hecho, no es de extrañar que sus acciones cayeran un 4% en cuestión de unos pocos días.

Para la sorpresa de muchos, la empresa malaya ha respondido a Reuters, afirmando haber tomado medidas que busquen respetar los derechos humanos y ha prometido seguir realizando «cambios radicales» para mejorar su productividad y clima laboral, además de confirmar que Ferrero no es un cliente habitual.

Por último, no está de más resaltar como va en aumento la preocupación sobre la producción del aceite de palma, ya que, con la escasez de materias primas desencadenada por el conflicto presente en Rusia, las empresas se están viendo en la obligación de utilizar aceite de girasol en sus productos, ya que no ha sido posible continuar sin los insumos que eran importados por estos países.