LifeStyle

Filofobia cómo identificarla y cómo combatirla

¿Sabías que los muchos tipos de fobias que existen, incluyen el miedo a enamorarse? Está científicamente comprobado, es más común de lo que se piensa, y afortunadamente tratable. Puede partir desde un simple temor al rechazo o abandono, hasta casos más severos en el que la persona que lo padece procura un aislamiento con la sociedad.

No confían en nadie

Uno de los principales síntomas de quienes padecen esta fobia es que piensan que cualquiera puede hacerles daño y pierden la confianza, incluso en ellos mismos. Son prácticamente incapaces de involucrarse sentimentalmente con otros, es decir, no están abiertos en lo absoluto a recibir el amor en sus vidas, por el contrario, le huyen y viven embargados del temor de mostrarse ante los demás realmente como son.

Evitan el compromiso

Es muy difícil que exista una evolución natural a largo plazo de una relación en la cual alguno de los dos sufre de Filofobia. Aun cuando, en un principio hayan dado el paso de relacionarse con alguien, cuando el tiempo transcurre y se sienten, posiblemente más ligados a esa persona, el miedo comienza a reinar.

Un filofóbico no se compenetra en una relación, al contrario, evita a toda costa que ésta crezca y se haga duradera, incluso, dañando a su pareja o haciendo cosas para que ésta “no se atreva” a cruzar los límites.

Cambian constantemente de pareja

El mismo hecho de huirle al compromiso y del rechazo a acciones que fomenten una relación en particular, cuando se padece de filofobia, se suele cambiar de pareja constantemente, pensando o creyendo que solo se han acumulado malas experiencias.

En estos casos, no se trata de negarse a una relación, se trata de negarse a amar y entregarse a profundidad.

“El amor no es para mí”

Esta es una de sus frases más repetidas y famosas. Se excusan pensando que no están hechos para amar o ser amados y así viven su vida. Su terrible temor les hace creer que simplemente son personas que no nacieron para enamorarse, y el tema de tener alguna relación, o de sus sentimientos, queda, por lo general, excluido de cualquier conversación entre familiares y amigos.

Se buscan amores imposibles

En estos casos las personas filofóbicas hacen un falso intento de demostrar que sí creen en el amor, pero bajo su propio mecanismo de negación: es decir, con amores platónicos o imposibles. Es una manera sencilla de evitar la intimidad o compromiso que exige una relación de verdad.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que esta fobia es tratable, y una de las principales recomendaciones es buscar enfrentarse con la realidad. Aceptar que se tiene este problema y pedir ayuda profesional para reemplazar los miedos por pensamientos positivos acerca de lo maravilloso que es enamorarse y compartir la vida con otra persona.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.