LifeStyle

Fingió que estaba estudiando en Oxford para que su mamá le enviara dinero

La historia es protagonizada por una joven turca, la cual engaño a su madre para que le enviara dinero bajo la mentira de que se encontraba estudiando la carrera de medicina en la prestigiosa Universidad de Oxford en el Reino Unido, pero lo cierto es que en realidad ella vivía en Estambul, donde trabajaba como agente inmobiliaria.

Merve Bozkurt, de 25 años, le mintió a su madre diciéndole que no tenía dinero para costear sus estudios durante años con el fin de poder obtener un ingreso extra. La mujer hizo todo lo posible para hacer creer a sus padres que había sido admitida en la facultad de medicina de la prestigiosa universidad inglesa, por lo que supuestamente sus ingresos no eran suficientes para costear los gastos. Incluso, con tal de mantener la mentira, le envió a su madre fotos suyas usando una bata blanca y una mascarilla para crear la ilusión de que se encontraba realizando sus prácticas de medicina. Mientras tanto,  la pobre mujer se dedicaba a vender flores frente a un cementerio de la ciudad de Antakya, en Turquía, para poder mantener los estudios de su hija.

El engaño de Merve podría haber seguido pasando desapercibido para sus padres durante mucho tiempo, de no ser por la increíble dedicación de la madre, la cual atrajo la atención de los medios de comunicación y noticias locales, resultando en que los esfuerzos de Gulseren Bozkurt por mantener a su hija en Oxford vendiendo flores frente al cementerio, tocaron la fibra sensible de un reconocido periodista turco que entrevistó a ambas.

Pese a verse expuesta, Merve Bozkurt tuvo la audacia de posar con su madre para la entrevista y afirmó que haría todo lo posible para honrar a Gulseren y asegurarse de que sus increíbles esfuerzos fueran recompensados. Durante el proceso, incluso se jactaba de que estaba en camino de convertirse en una de las mejores neurocirujanas del mundo.

Sin embargo, seguramente Merve no pensó que la historia de su madre se haría tan viral, por lo que la gente que conocía a Merve Bozkurt empezó a comentar que la chica en realidad se encontraba viviendo en Estambul y no en el Reino Unido como había dicho, y, cuando los periodistas empezaron a comprobar su situación en Oxford, se sorprendieron al descubrir que no había nadie con ese nombre registrado allí en la facultad de medicina ni en ninguna otra facultad.

Así fue como quedó expuesta y las investigaciones posteriores revelaron que la supuesta estudiante de Oxford desde hace cinco años, en realidad llevaba años viviendo en Estambul, trabajando como agente inmobiliario, y cuando sus grandes mentiras comenzaron a desmoronarse, Merve no tuvo más remedio que admitir que había estado mintiendo a su madre «y a sí misma» durante muchos años.

Es difícil saber como habrá terminado la relación madre e hija, pero sin duda alguna hay mucho de lo que tienen que hablar.

Publicaciones relacionadas